Vampyr

8.5 Nota General
Gráficos: 6/10
Jugabilidad: 9/10
Diversión: 9/10

Nuestro personaje Jonathan E.Reid | Poder ser un vampiro | Nuestras decisiones afectan a la dificultad del videojuego

Gráficamente podría haber dado más de sí

Pincha aquí para ver la Ficha

Título: Vampyr

Desarrolladora(s): Dontnod Entertainment

Editor(es): Focus Home Interactive

Plataforma(s): Xbox One, PS4 y PC

Género(s): RPG de Acción

Lanzamiento: 5 de junio de 2018

Idioma: Textos: Español, Voces: Inglés

No es fácil comenzar un análisis de este tipo, con un título tan llamativo y tan bien construido como es Vampyr, pero como me gusta hacer en todas las introducciones, hablemos de su desarrolladora, proyectos previos y futuros. Vampyr está desarrollado por Dontnod Entertainment. Este equipo francés comenzó su andadura con Remember Me, un proyecto que fue de la mano de Capcom y que siendo notable, no llegaba a explotar todo lo que su equipo quería.

Donde de verdad lo petaron fue con Life Is Strange, un título que tenía aire de los productos de TellTale Games si bien el estudio francés le dio una vuelta de tuerca. Tenía un guion sólido, unos personajes memorables y que al final todo concluía de una forma magistral, habían dado con el botón de su propio éxito. El siguiente paso para Dontnod Entertainment ha sido el videojuego que nos ocupa, Vampyr. Esta vez se han adentrado en el género RPG aunque le han dado su toque personal.

Historia y Jugabilidad

Vampyr es un ARPG occidental, se desarrolla enteramente en tercera persona. La historia nos lleva a la piel de Jonathan E. Reid. En una misteriosa noche, obnubilado o bajo el efecto de algo, acaba atacando cual vampiro a una mujer, dándose cuenta irremediablemente que esta es su hermana. En un estado agónico y de rencor, sale corriendo por las calles de ese Londres de los años 20, rodeado de gente que quiere literalmente matarle.

La historia en sí misma alcanza fácilmente las 30 horas de duración. Si queremos profundizar en las calles de Londres, buscar objetivos secundarios… nos llevará un buen puñado de horas más. El guión es sólido y según empecemos a avanzar la cosa se consolida, la idea principal del protagonista va transformándose según se encuentra con determinados personajes. Ciertos sucesos que no vamos a desvelar en el análisis, nos hacen poner en duda nuestras acciones en el mundo de Vampyr, algo realmente importante.

El título está dividido en capítulos. Cada vez que durmamos en algún refugio, al dormir daremos por terminado ese día en el videojuego, todo lo que realicemos tendrá una consecuencia en el barrio que ocurra.

Ahora entra las acciones y como juega el jugador, variables y lo que hace tan diferente & divertido a Vampyr. Lo primero es que sentiremos literalmente que somos un vampiro en un juego de rol, no por la sed propia de sangre, más bien por las acciones que podemos hacer. Como hemos dicho anteriormente, este Londres está dividido en barrios, cada uno con un estado que puede ser caótico, hostil o estable por decir varios estados de los muchos que tiene. Esto significa que en un barrio en estado estable, podrás ver gente paseando y haciendo su vida en esas frías noches. Pero si por lo contrario, el estado del barrio pasa a estar en lo más bajo, ya no encontraremos gente en las calles, empezaremos a ver a nuestros enemigos campar a sus anchas.

El estado del barrio, tanto sus habitantes como todo lo que rodea a las calles de Londres está estrechamente ligado a la experiencia y nivel de nuestro personaje. Ahora entraremos a hablar de cómo podemos mejorar a Jonathan, este vampiro neófito. Primero tener claro que la experiencia que ganaremos derrotando enemigos es bastante baja, por no decir ínfima. ¿Cómo subiremos de nivel? Si queremos ser buenas personas, ayudar a la gente del pueblo, no obtendremos experiencia, con lo cual el videojuego se hará más complicado; lógicamente obtendremos experiencia si completamos misiones, pero la justa para desbloquear las habilidades más básicas. Por el contrario, si somos realmente un vampiro sediento de sangre, podremos engatusar a nuestro objetivo y quitarle la vida, cuanto más sano esté y más consigamos saber del mismo, más experiencia obtendremos. En otras palabras, si tomamos el papel de un vampiro sediento de sangre humana es como obtendremos los mejores poderes y así el videojuego no será tan difícil. En vuestra mano está la elección de qué camino seguir.

Nuestro protagonista es un famoso médico en Londres, con lo cual tiene que lidiar con enfermedades como la gripe española que estaba asediando en esos lares, además de otras como el agotamiento, cefaleas entre otras muchas. Los propios NPCs y gracias a los poderes del personaje, podremos saber en qué estado están y si necesitan un tratamiento u otro para curarlos. Tenerlos sanos mejorará el barrio, pero a la vez nos dará o mejor dicho brindará la posibilidad de obtener un jugoso montón de experiencia para hacer más fuerte a nuestro personaje. En nuestra mano está, si queremos volvernos literalmente un dios en esas calles o por otra protegerla pero siendo un vampiro más bien débil.

Podremos llegar a un punto de encontrar a un personaje clave en dicho barrio, si lo eliminamos ese barrio literalmente puede llegar a convertirse en el infierno, pues todos los NPCs suelen tener lazos con dicho personaje, lo cual acabar con su vida es acabar con el barrio y la salud del mismo.

Tenemos un combate con un amplio abanico de posibilidades, nada más comenzar el encuentro con un enemigo nuestro personaje sacará el arma principal que tengamos en ese momento, la cual puede ser desde un hacha, pasando por armas a dos manos.

Cada golpe que realicemos gastará un poco de nuestra barra de energía (o stamina como estamos acostumbrados), tenemos que valorar que el combate se rige también por otras dos barras más, nuestra vitalidad y sangre. Lo divertido de todo esto está en que podemos golpear con nuestra arma secundaria, que normalmente tiene propiedades que bajan la energía de nuestro enemigo. Esto hará que se quede noqueado durante unos instantes para que podamos morderle y chuparle la sangre, así nuestra barra sube para volver a tener opciones de usarla.

Tendremos habilidades de sangre, tanto defensivas como para atacar a nuestro enemigo. Tenemos desde un ataque de golpes físicos, lanzar una lanza de sangre o crear una niebla que con el tiempo explotará alrededor de nuestro enemigo. Por otra parte, tenemos defensivas como crear un escudo de sangre o saltar contra nuestro enemigo para desorientarlo. Después podremos desbloquear habilidades muchísimo más poderosas o mejorar las que hemos nombrado antes, además de poder mejorar estadísticas como cuanta sangre obtenemos al morder a nuestro enemigo, aumentar la barra de la misma, de vitalidad o la propia de energía.  Enfrentarte a varios enemigos, moverte para esquivar ataques, noquearlos y morderles, lanzar vistosos ataques…, se puede decir que los combates son dinámicos. Al movernos para esquivar podemos chocar con el escenario, y en encuentros con varios enemigos en barrios con muchos objetos por todas partes, en ocasiones fastidia bastante, hay que estar muy al loro de lo que hay en el entorno para saber desenvolvernos con soltura. Todo esto no hace menos divertido luchar contra enemigos como otros vampiros y tener que vértelas con guerrilleros armados con fuego, escopetas, armas automáticas o religiosas.

Y entrando en detalles menores, cosas como las conversaciones o nuestro poder de convicción entran en relación con lo que hemos hablado anteriormente. Si queremos que algún NPC del escenario se venga con nosotros para morderles el cuello, tienen un nivel de convencimiento. Comenzaremos con el nivel 1, lógicamente, y según avancemos en la historia este subirá; ciertos NPCs con experiencia valiosa para obtener, tienen un nivel más alto, con lo cual debéis saber que hasta llegados a cierto punto de la historia, no podremos morderles.

En definitiva, Vampyr es un juego muy sólido en el 80% de sus apartados, divertido, diferente y que hace que te enganche literalmente hasta acabarlo. Puedes llegar a sentirte un verdadero vampiro si vas limpiando las calles de gente y saciando tu apetito.

Gráficos y Sonido

Quizás ese 20% del cual hablo se encuentre en el apartado gráfico. Vampyr utiliza el tan famoso motor, Unreal Engine, un motor versátil pero que tiene problemas con cargas de texturas entre otras cosas. En Vampyr, cosas tan vistosas como el apartado artístico o la ambientación, son maravillosos, pero por otro lado es bastante pobre gráficamente. Los modelados de los personajes en ocasiones son bastante pobres, alguna que otra animación, texturas del escenario, cuando lo juegas notas que podria ser todo mucho mejor.

También los frames, no son todo lo estable que esperábamos por no hablar de cargas en el propio escenario, que pases por un puente o un barrio y de repente de la nada salte una carga de 3 segundos. Ya he comentado antes que tanto la faceta artística como la ambiental es brutal. Las calles recreadas, barrios con manchas de sangre, pintadas intentando advertir peligros, carteles que nos avisan de que debemos de ayudar en la guerra, como están diseñados los personajes, ropas, todo absolutamente todo en esos apartados es ciertamente sobresaliente.

Ya si lo mezclas con un apartado sonoro al mismo nivel o mejor, con un sonido ambiente muy bien recreado, que camines por las calles y escuches niños llorar, los gritos de los Skal, las pisadas en el agua de la lluvia que acaba de parar, el viento. Hace que movamos la cámara para buscar si en alguna esquina podríamos encontrarnos a algún enemigo.  Por otro lado también se encuentra un doblaje al inglés con un nivel bastante alto, lógicamente llega localizado al castellano en lo que a textos se refiere.

Conclusiones finales

Vampyr podría ser uno de esos hits del verano. La historia, personajes, situaciones, variedad de apartados jugables… hacen que Vampyr sea una opción más que interesante para aquellos que esperan un videojuego de vampiros y encima con toques de rol además de acción. He disfrutado cada hora que he jugado, en mi caso me he declinado más por ser malvado o mejor dicho, llevar a rajatabla lo que considero que debería ser un vampiro.

COMPARTE ESTE POST

  • Facebook
  • Twitter
  • Myspace
  • Google Buzz
Autor: José Joaquín Cabrera Ver todos los post de
0 comments