Need for Speed Rivals

7.5 Nota General
Gráficos: 8/10
Jugabilidad: 7/10
Diversión: 8/10

Recorrer todo el condado de Redview con una gran BSO de fondo | Cooperar y competir con/contra otros jugadores es delicatessen

El control, siendo un arcade frenético, consideramos que debería estar más pulido | No hay mucha sensación de velocidad | Muy continuista

Pincha aquí para ver la Ficha

Título: Need for Speed Rivals

Desarrolladora(s): Ghost Games

Editor(es): Electronic Arts

Plataforma(s): Xbox One & PlayStation 4

Género(s): Arcade de Conducción

Lanzamiento: 22 de Noviembre de 2013

Idioma: Textos: Español, Voces: Español

Ghost Games, estudio fundado por Electronic Arts, se ha encargado de la nueva entrega de la franquicia de conducción Need for Speed. Nos hemos adentrado en la versión de Nueva Generación, así que poneros el cinturón que vamos a tomar todas las curvas que propone Need for Speed Rivals next-gen.

Antes de nada, hay que tener en cuenta que esta fantástica y añeja saga está encuadrada en el género de arcade, por lo que cualquiera que espere un simulador ya puede cambiar su mentalidad pues eso no lo va a encontrar en NFS Rivals.

Prosigamos, Ghost Games, a la hora de desarrollar esta entrega, ha cogido toda la base del fantástico Most Wanted, lo cual no es malo ya que subió el listón de la franquicia muy por lo alto, pero claro, la contrapartida de basarse tanto en ese capítulo es que Rivals no tenga apenas cosas de cosecha propia, de hecho es muy continuista, con todo lo que conlleva.

Need for Speed: Rivals nos mete de lleno en el condado de Redview y en él podemos pilotar a nuestras anchas (bien siendo policías o pilotos, podemos saltar de uno a otro cuando lo deseemos) en cualquier capítulo que conforma la historia, que aunque no tenga argumento en sí, está dividido por diferentes secuencias que nos propondrá en por ejemplo, en el caso de ser policías, tres formas de superarlas: Patrulla, Incógnito e Intervención.  Cada forma tiene su estilo marcado, el jugador elegirá siempre la que considere oportuno y la que más se adecue a su estilo, pues cada una tiene sus respectivos retos a superar para así ganar experiencia y por supuesto, SP (Speed Points, es la moneda del videojuego). Por supuesto, cuanto más espectacular se sea, bien sea rozando con los demás vehículos que no tengamos que perseguir o haciendo maniobras inverosímiles, más SP’s irán a nuestro casillero.

¿Qué podemos hacer con los SP? En el caso de ser pilotos, podemos personalizar nuestro espectacular bólido, cambiándole las llantas, tunearlo, mejorar su velocidad, agarre… vamos, una personalización completa que por desgracia en los modelos de los policías no podemos llevar a cabo, están limitados prácticamente a comprar los gadgets/armas que podemos usar para intervenir en las persecuciones, que claro, los pilotos también tienen las suyas propias para defenderse o contraatacar. En esta entrega tenemos a nuestra disposición modelos -básicamente deportivos- de Audi, Ferrari, BMW, Ford… a la larga da la sensación de que no hay mucho donde elegir pero los que hay están muy bien representados.

La mecánica de Need for Speed Rivals se basa en recorrer todos los entornos que han puesto a nuestra disposición, pudiendo ir siempre por libre o bien hacer persecuciones si somos policías, llegar en x tiempo a determinado punto. Si somos pilotos podemos picarnos con otros, escaparnos de la policía… la experiencia es un grado y en este título hay diferentes rangos que vamos superando, empezamos con nivel 1 y como es lógico, poco podremos ganar ante alguien de bastante más nivel, por eso hay que tener cuidado a la hora de “picarse” y hacerlo siempre de una forma razonable. Poco a poco se obtienen los frutos y la verdad es que compensa mucho. Como extras para ambos casos (policías y pilotos) podemos atrevernos con unos saltos (hay más de 70) que en muchas ocasiones harán falta tener unos deportivos que corran lo suyo.

Al igual que en Most Wanted, mientras conducimos y sin parar podemos acceder al EasyDrive con la cruceta e ir por ejemplo al GPS para que nos marque la ruta que queramos, como la de un puesto de mando o donde haya un piloto. Es muy intuitivo y muy práctico, nos ahorra el pausar el juego para ver el mapeado y demás. Han acertado de pleno en seguir incluyendo este sistema mientras se juega.

Si tenemos la plataforma doméstica (Xbox One y/o PlayStation 4) conectada a internet, Need for Speed Rivals nos mete por defecto en el multijugador online. Esto me ha encantado, ya que nos permite jugar sólos a nuestra bola, nuestro “modo historia”, pero a la vez podemos competir competitivamente o cooperativamente con cinco jugadores más, pues el grupo del mundo online son de máximo seis jugadores. Esto también implica que los piques pueden ser con pilotos de la IA o bien buscar a los humanos con el GPS de EasyDrive para llegar hasta ellos. Lo bueno de esto es que cada uno puede ser lo que quiera y es muy sano ser varios policías contra varios pilotos para así que haya un buen reparto de persecuciones y de carreras. Además, va muy fluido en todo momento y no hemos avistado ningún problema de lag o ralentizaciones. Todo un lujo es este sistema que me ha parecido una maravilla, está fantásticamente bien el poder jugar con IAs y seres de carne y hueso, es una genial combinación.

La conducción de esta entrega siendo arcade no me ha encandilado mucho, cuesta bastante tomar curvas ya que da la sensación de que muchos modelos son muy robustos, pesados y eso rompe con el esquema de ir a mucha velocidad y eso que es la pieza fundamental de la franquicia. Es más, no es suficiente frenar con soltura para tomar bien las curvas, hay que darle uso al freno de mano y dominarlo cuesta bastante, pues su propósito más que nada es el de hacer giros bruscos de 180º. Así que digamos que en esta faceta, por mucho que subiendo de rango se vayan desbloqueando mejores modelos, echamos en falta una conducción más depurada para el tipo de juego que es. Del mismo modo, la sensación de velocidad no es muy vertiginosa, aunque en este apartado hay que reconocer que cumple con su cometido, no se hace muy difícil esquivar el tráfico o los obstáculos que se nos presenten.

Ghost Games ha utilizado el flamante motor gráfico de DICE, Frostbite 3. De esta manera han conseguido plasmar unos entornos maravillosos, con muchos elementos en pantalla: se ven muchas hojas revolotear, gotas de lluvia, copos de nieve…, hay mucho que ver y todo está muy bien cuidado. Los reflejos, el agua, la nieve, las montañas, árboles… no cabe duda de que nos trasladan a la perfección a un condado sandbox (mundo libre) muy detallado.

Los modelados de los bólidos están también muy bien trabajados, si bien sólo cuenta con la perspectiva externa, ya que la interior no permite ver nada del coche que conducimos. Los desperfectos de los coches van aumentando con cada golpe que nos damos (y suelen ser muchos debido al tipo de conducción que hemos descrito anteriormente). Visualmente sí encandila.

El apartado sonoro, como viene siendo habitual en todos los juegos de Electronic Arts, está soberanamente bien. Entre las canciones comerciales que nos acompañan mientras conducimos, el doblaje en español para situarnos en el terreno que nos van indicando donde hay percances, los sonidos como los de los derrapes, acelerar… todo en general, nos incita a poner el volumen a tope para no perder detalle. Una delicia.

Need for Speed Rivals, a rasgos generales es un título bien compensado. Bebe mucho de Most Wanted y la única pega que le encontramos es que la conducción nos ha trasmitido unas sensaciones agridulces, aunque eso no quita que sea muy divertido. Tiene un gran concepto de juego que tiene mucho tirón en lo que a sandbox de conducción libre se refiere. Y eso de que siempre nos acompañen cinco humanos más (siempre y cuando estemos conectados y seamos gold o del psn plus) es una maravilla, ojalá que con el tiempo se amplíe el cupo ya que hay mucho terreno que explorar y ser más jugadores seguro que aumentaría los niveles de diversión.

Las persecuciones siguen siendo marca de la casa, también cuentan con gadgets que le dan un toque a lo Mario Kart que nos ha gustado mucho. Desde luego, es un videojuego que recomendamos, pero hay que tener claro que aun siendo arcade, necesita una buena dosis de experiencia a los mandos de los vehículos para dominarlos y no pasar muchos apuros con las muchas curvas que hay. ¡A quemar ruedas!

COMPARTE ESTE POST

  • Facebook
  • Twitter
  • Myspace
  • Google Buzz
Autor: David Graña Ver todos los post de
0 comments