Horizon Chase Turbo

8.4 Nota General
Gráficos: 8/10
Jugabilidad: 8/10
Diversión: 8/10

El espíritu de conducción de los 80/90 reunido en un solo juego | Mucho contenido que garantizan horas al volante | Apartado visual y sonoro muy cuidado, homenajeando a los clásicos

La física de los impactos no siempre responde como debería | La dificultad hace que no sea un juego apto para todo el mundo

Pincha aquí para ver la Ficha

Título: Horizon Chase Turbo

Desarrolladora(s): Aquiris Game Studio

Editor(es): Aquiris Game Studio

Plataforma(s): Xbox One (versión analizada Xbox One X), Nintendo Switch, PS4 y PC

Género(s): Conducción

Lanzamiento: 28 de Noviembre de 2018

Idioma: Textos: Español, Voces: Inglés

¿Os suenan Outrun, Top Gear o Lotus Turbo Challenge? A los más jóvenes acostumbrados a nombres como Forza MotorSport, Gran Turismo o Need for Speed seguro que no. Las sagas de conducción no empezaron en 3D, genios como Yu Suzuki (padre de Shenmue) ya empezaron a hacer en 1986 sus primeros experimentos con maravillas como la máquina recreativa de SEGA de Out Run, Magnetic Fields con su Lotus Turbo Challenge o Atari con su Test Drive para Commodore Amiga. Posteriormente el género fue evolucionando al adentrarse más en las consolas e ir abandonando las máquinas recreativas, Top Gear llegaba a Super Nintendo y con la década de los 90 aparecían SEGA Rally y Daytona USA para marcar otro punto y aparte en el género al salir en SEGA Saturn. Los gráficos no fue el único elemento evolutivo, pasar de los sprites 2D que trataban de crear sensación de velocidad como podían en Outrun fueron dando paso a las tres dimensiones y una mayor profundidad en cuanto al control como ponía de manifiesto SEGA Rally, haciendo los juegos de conducción más realistas pero que seguían alejándose de ser simuladores al apostar más por un tono más arcade y desenfadado en las carreras.

Con esta idea en mente llega treinta años después Aquiris Game Studio, una compañía brasileña conocida por la creación de títulos free to play, y nos trae su apuesta a la hora de recoger este enorme legado de juegos de conducción de los que ya no quedan para adaptar el espíritu nostálgico de hace treinta décadas a nuestros días. Como viene siendo habitual en muchos proyectos independientes el lanzamiento de Horizon Chase Turbo ha sido escalonado, en la primera mitad de este año llegaba a PlayStation 4 y Steam con una gran acogida, pero no fue hasta hace un mes que recibimos el esperado título también en Nintendo Switch y Xbox One. La versión para la consola de Microsoft o la consola híbrida de Nintendo no se ha visto beneficiada de ningún tipo de añadido extras más allá que explotar las características de cada una, la resolución 4K en un caso y la portabilidad en el otro, pero viendo la calidad que atesora no necesita más.

Flipando en colores

En cuanto nos ponemos con las manos en la masa con Horizon Chase Turbo nos damos cuenta de que esto ha ido más allá de influenciarse de los clásicos de conducción, sino que es un homenaje en toda regla en su apartado jugable. El control resulta muy intuitivo, y es que solo tenemos que estar pendientes de girar a la derecha o la izquierda, acelerar o frenar y meter el turbo cuando sea necesario. En ese sentido es un juego muy accesible, cualquiera puede aprenderse para que sirve cada botón en menos de un minuto, sin embargo, su control es más preciso de lo que parece y es que tomar las curvas tiene una curva de dificultad aparte. No hay nada capaz de detenernos en las carreras de Horizon Chase Turbo salvo estamparnos con los coches rivales, una hazaña que por sencillo que parezca decirla, es la otra gran dificultad que nos planteará el juego en las carreras. La sensación de velocidad está muy lograda, y es que los coches fácilmente se ponen en los 200km/h en un abrir y cerrar de ojos, es por eso por lo que mimetizarnos con la jugabilidad del juego y no estrellarnos en las curvas o contra otros coches es una cosa que puede llevar por lo menos un par de horas.

La única lacra de un apartado jugable casi perfecto de Horizon Chase Turbo reside en la física de los impactos, evidentemente nadie busca en este título un sistema de colisiones medianamente realista como pueda tener un Forza MotorSport o Project Cars, pero cuando ya llevemos unas cuantas carreras a nuestras espaldas nos daremos cuenta de que no está todo lo pulido que debería. A veces un simple roce el juego lo interpreta como un choque, y eso nos puede fastidiar una carrera por completo, ya que Aquiris Game Studio no ha optado por incluir un sistema de rebobinado para mantener el desafío de antaño. En el juego un choque nos lanzará disparados contra atrás y nos hará perder velocidad o en el caso de las curvas nos hará saltar por los aires, esto supone la diferencia entre ganar o perder en un juego en el que empezamos siempre de últimos y adelantar posiciones es una auténtica odisea, más todavía si no nos conformamos con estar entre las primeras posiciones. Cada carrera puede durar alrededor de un máximo de dos minutos, según el número de vueltas, por lo que nuestra capacidad de reacción frente a lo que pase en pantalla es vital. La cantidad de coches en una carrera también es bastante grande, y normalmente tenemos que competir con doce coches o más, eso en carriles de tres es cuando más puede dar lugar a problemas en las físicas del juego.

Otra clave a tener en cuenta para ganar en Horizon Chase Turbo son, como el propio título del juego indica, el turbo. Ya hemos dicho que con la A (caso Xbox One) activamos el turbo en nuestro coche, y esto nos da un impulso importantísimo para adelantar a los coches rivales en las rectas o, si ya somos unos expertos al volante, también en las curvas. Las carreras darán comienzo con un mínimo de tres turbos para utilizar y en algunos circuitos habrá también botellas de NO2 para recoger por el escenario, así que ya podremos ir memorizando donde está cada coleccionable para no pasarlo por alto antes de entrar en la línea de meta. Pero no es este el único ítem a lo Mario Kart disponible por el escenario que afecta al apartado jugable, los bidones de gasolina son otro par de elementos que tendremos que recoger durante la carrera, de hecho, los bidones de gasolina serán vitales para recargar nuestro depósito en medio de la pista y no quedarnos en tierra. Así que, como veis, Horizon Chase Turbo tiene bastante profundidad dentro de su aparente simpleza.

La ausencia de un modo online no hace mella, el juego dispone de varias modalidades entre las que destaca “Vuelta al mundo”, que consiste en ir superando las carreras a la vez que conseguimos puntos y vamos desbloqueando nuevas carreras viajando alrededor del globo. De esta forma Horizon Chase Turbo nos llevará alrededor del mundo a lugares como California o Brasil entre otros y cada país en el que vayamos a competir suele tener tres zonas diferentes que a su vez dan lugar a diversas carreras distintas y un evento especial que nos permitirá desbloquear una mejora (aumentar el límite de turbo, la aceleración, velocidad punta…) que se aplicará a todos los vehículos de nuestro garaje. Cada carrera contiene unas fichas que podemos recoger por el escenario y que nos ayudará a alcanzar antes la puntuación deseada para pasar al evento siguiente o aumentar nuestra colección de homónimos reales de cuatro ruedas desbloqueados, siendo lo más recomendable por tanto quedar en las primeras posiciones y conseguir el mayor número de fechas posibles para avanzar lo antes posible en este modo. El resto de modos los iremos desbloqueando a medida que juguemos el susodicho modo principal, con lo cual no todo el contenido base está desbloqueado desde el primer momento, entre el resto de modos con opciones de multijugador a pantalla partida tenemos torneo (novato, profesional o experto), zona de juego (que varía entre carrera normal o contrarreloj) y el último de los modos desbloqueables que es resistencia. Por tanto, como podemos comprobar, Horizon Chase Turbo ofrece un buen puñado de horas por delante, es un juego de una duración considerable si nuestro objetivo es solo completar el modo “Vuelta al mundo” pero muy rejugable si queremos subir puntuaciones, completar el 100% o simplemente divertidos en otros modos con nuestros amigos. La dificultad como ya he avanzado en el texto, es bastante exigente, todo el mundo puede coger el mando y divertirse con él, pero a medida que avanzamos nos iremos dando cuenta que es un juego que trata de reflejar la exigencia de los juegos de conducción de antaño y que, si bien no la alcanza, alejaos si estáis acostumbrados a experiencias donde ganar es más habitual o sencillo.

La puesta en pantalla de Horizon Chase Turbo es gran parte del encanto del título, no hay duda de que por momentos nos puede recordar más a un juego de móviles por los modelados de los vehículos que a uno de sobremesa a pesar de moverse a 4K, pero su imitación a las 16bits da unos resultados impresionantes y muy convincentes para los nostálgicos o los más jóvenes del lugar. La forma en la que el juego se mueve dando sensación de no ser totalmente estable e incluso con esos árboles o carreteras apareciendo delante nuestra, imitando el popping de la falta de potencia de la época, son un par de ejemplos del empeño que ha puesto la desarrolladora a la hora de capturar la esencia de los juegos de conducción de antes y cumplir al mismo tiempo en los estándares visuales de nuestro tiempo. La estética cartoon escogida y unos tiempos de carga muy rápidos son la guindilla a un plano técnico que le sienta de fábula y que no podemos hacer otra cosa más que elogiar el trabajo realizado por el estudio en este apartado. Por la parte sonora tenemos un juego que tampoco se ha quedado atrás respecto a lo visual, es un juego que, nuevamente, vuelve a imitar a juegos como Out Run o Top Gear. De hecho, detrás de Horizon Chase Turbo está el propio Barry Leitch, quien ya fue diseñador de sonido de juegos como Lotus Turbo Challenge y ha conseguido que el ruido de los derrapes imposibles se entremezclen con una banda sonora frenética y potente totalmente acorde a la jugabilidad del juego.

El segundo es el primero de los perdedores

No cabe duda de que tenemos delante uno de los mejores juegos independientes de los últimos meses, lo cual teniendo en cuenta sus competidores en otro tipo de circuitos como Celeste o Dead Cells no es moco de pavo, sin duda alguna Horizon Chase Turbo consigue destacar mezclando una puesta en escena retro con la tecnología de hoy en día y una jugabilidad arcade no apta para todo tipo de usuarios.

Los jugadores de clásicos como Outrun encontrarán en este título un bálsamo de esperanza para un género que muchas veces parece haber desaparecido para siempre, a diferencia de géneros más superpoblados en la escena independiente como metroidvania o plataformas pixelart, siempre conviene recalcar esta sensación de nostalgia novedosa en un título de las características que nos ofrece Aquiris Game Studio: frenetismo al volante, jugabilidad sencilla pero desafiante y un enorme puñado de horas por delante en cuanto a circuitos, coches y modos de juego.

Es una pena que el género de la conducción y más todavía si nos vamos dos décadas atrás, no goce de la popularidad que debería y pueda hacer que Horizon Chase Turbo no tenga la repercusión que realmente merece al apoyarse tanto en los clásicos, porque estamos ante uno de los mejores y más disfrutables arcades de conducción para las actuales plataformas.

COMPARTE ESTE POST

  • Facebook
  • Twitter
  • Myspace
  • Google Buzz
Autor: Eplekfo Ver todos los post de