Godfall

6,9 Nota General
Jugabilidad: 8/10
Historia: 6/10
Audiovisual: 7/10

Looteo equilibrado | Partidas rápidas | El mundo

Puede hacerse repetitivo | Los diseños del menú

Pincha aquí para ver la Ficha

Título: Godfall

Desarrolladora(s): Counterplay Games

Editor(es): Gearbox Publishing

Plataforma(s): PS5 y PC

Género(s): Action RPG / Slasher-Looter

Lanzamiento: 12 de noviembre de 2020

Idioma: Textos: Español, Voces: Inglés

Godfall es un juego desarrollado por Counterplay Games y publicado por Gearbox, los creadores del género shooter-looter con Borderlands. Con Godfall se intenta inventar un nuevo género, el slasher-looter, una mezcla de hack’n’slash con mecánicas de looteo.

En pocas palabras, Counterplay ha intentado hacer un juego de acción con armas cuerpo a cuerpo en el que el conseguir objetos sea una de las mecánicas principales.

Uno de los apartados que mejor funciona en Godfall son las mecánicas de conseguir mejores objetos. Pero tiene otras que fallan que hacen que el juego se resienta y no sea todo lo destacable que podría.

A continuación vamos a ir viendo un poco todo lo que Godfall ofrece al jugador y sí es una buena opción como juego de inicio de la nueva generación de Sony.

Godfall cuenta una historia en un mundo de alta fantasía llamado Aperion en el que los Valorianos se encuentran en una batalla sin fin. En medio de este conflicto por pacificar Aperion, Orin es traicionado por su hermano Macros

Macros quiere conseguir el poder de los dioses que se encuentra oculto en Aperion, y para ello ha formado su propio ejército y ha derrocado a Orin. Y ahora, Orin, deberá de recuperar su poder para poder enfrentarse a Macros.

Justo en este punto es donde comienza el juego: con Orin caído y buscando la forma de detener a su hermano. Para ello buscará la ayuda de la Ermita, llamada Séptima, y de otros personajes. Así como contar con el poder de las 12 armaduras valorianas que se encuentran en Santuario.

Este viaje sucederá a lo largo de los tres reinos que conforman Aperion: Tierra, Agua y Aire. Estos reinos se encuentran unidos por una torre central que pondrá a prueba a Orin cada vez que intente avanzar entre reinos.

Y, como colofón final, a lo largo de estos reinos se enfrentará a los generales de su hermano y a los seres poderosos que asolan Aperion. Cada vez que derrote a uno de ellos estará más cerca de poder detenerlo.

Cada uno de los reinos de Godfall es distinto al anterior. En el reino de la tierra priman los colores llamativos, los paisajes selváticos y las ruinas; en el reino del agua todo es de coral simulando estar bajo del agua; y, en el mundo del aire, todo paisaje es más desértico.

Para poder pasar de un reino a otro hay que hacerlo a través de la Torre Central, la cual pondrá a prueba al jugador enfrentándolo a pequeños desafíos. Pero antes de poder acceder a la torre para seguir avanzando, hay que conseguir ciertos objetos para abrirla.

Básicamente, en cada reino, hay una misión principal y varias secundarias. Las misiones principales ayudan a avanzar en la historia y dan objetos claves. Las misiones secundarias dan objetos de mejora y otros para poder avanzar por la torre.

Las misiones secundarias pueden ser de cacería para acabar con nuevos jefes o con poderosos acólitos. También las hay de exploración libre por el reino para conseguir objetos de mejora de armas u otros que servirán para desbloquear nuevas armaduras.

Las Armaduras Valorianas son otro de los elementos claves del juego. Son 12 y cada una de ellas tiene una habilidad única y un diseño especial. Estas armaduras son el único cambio de aspecto que podrá tener el protagonista.

Godfall está muy limitado en el aspecto de personalización del personaje, pero no en cuanto a las armas. Hay espadas dobles, largas y pesadas; lanzas, hachas y martillos, y, además, pueden tener diferentes afinidades y una gran variedad de formas y colores.

En cuanto a la jugabilidad, Counterplay se ha preocupado de hacer un combate muy variado. Cada tipo de arma tiene su propio set de movimientos y habilidades especiales. Además de las armas, el protagonista puede usar un escudo retráctil para defenderse o lanzarlo contra los enemigos. 

La combinación del arma con el escudo sirve para poder crear combos muy vistosos y mortíferos. Se puede lanzar el escudo para noquear enemigos y rematarlos o usarlo para caer sobre ellos. A lo largo del juego se van desbloqueando nuevas habilidades que hacen que el combate sea cada vez más divertido y variado.

El mayor problema que presenta el combate es el fijado de los enemigos. Este solo se puede realizar a un enemigo y no permite cambiar de uno a otro. Esto es un handicap que obliga a aprender a jugar sin fijado de enemigo.

A los problemas del combate hay que añadir que los enemigos aparecen de la nada y, en un descuido, el jugador puede morir sin saber cómo. El juego intenta solucionarlo indicando la dirección desde la que van a atacar al jugador. Aunque en ocasiones no es suficiente para evitar una emboscada por sorpresa.

Aún así el combate es realmente divertido y, una vez te acostumbras, tiene un componente muy táctico. A destacar que no se puede interrumpir un combo para realizar un bloqueo o esquive. Por lo que no sirve estar simplemente machacando botones, hay que tener claro que se quiere hacer en todo momento.

En lo que respecta a su diseño artístico, Godfall es muy variado. Hace uso de colores llamativos tratando de mostrar el potencial de la nueva generación resaltando la iluminación y la decoración. 

En algunas ocasiones esta combinación acaba con escenarios muy recargados en los que no se distinguen muy bien los elementos del mismo.

Por otro lado, las Armaduras Valorianas tienen un diseño espectacular y, en general, las armas tienen un estilo único. Una lástima que únicamente se puedan personalizar un poco las armaduras y que no se puedan crear combinaciones de las mismas o tener más variedad para crear un estilo propio.

A destacar que no hay mucha variedad de enemigos y que la exploración por los reinos se puede hacer muy repetitiva. Esto es sobre todo por la poca variedad de encargos dentro de las misiones y que las zonas explorables acaban siendo pequeñas.

A lo largo de las misiones secundarias y la exploración se van consiguiendo una gran variedad de armas y equipamiento extra. Todo lo que se consigue tiene un nivel y una calidad propia y acorde a la dificultad seleccionada y el nivel del personaje. 

El nivel de las armas y objetos no se puede aumentar, pero se pueden mejorar haciéndolos más fuertes o aumentando su calidad. Con esto se consigue incluso aumentar sus propiedades o habilidades únicas. Counterplay ha sabido crear un sistema de mejora de armas y objetos muy bien equilibrado y entretenido.

Lástima que el menú resulte un poco lioso para poder gestionar correctamente todo lo que se obtiene de las misiones y enemigos. Especialmente a la hora de desmontarlas para obtener objetos de mejora.

En líneas generales Godfall luce muy bien y se mueve muy suave. Además, permite seleccionar entre dos modos de rendimiento: el primero con una resolución entre 1080p y 1440p y a 60fps, y el segundo a 2160p y entre 20 y 45fps.

Hay que destacar que el juego ofrece unas 10 horas de duración de la misión principal que se va incrementando con las cacerías y otras secundarias. Así mismo, el juego permite jugar en cooperativo pero solo con amigos, no teniendo matchmaking. Algo que no se comprende al exigir una conexión constante a internet.

En lo referente a aprovechar las capacidades del mando de PlayStation 5 no es algo reseñable. Apenas se aprovecha la vibración háptica para hacer distinciones de texturas como hacen otros juegos. Tampoco se hace mucho provecho de los gatillos adaptativos a pesar de tener una mecánica de desgaste combinando combos rápidos con R1 y rematando con el ataque fuerte de R2.

En este sentido, la gente de Counterplay Games ha desaprovechado una oportunidad muy buena que ofrece el mando de la máquina de Sony.

Otro aspecto en el que el juego no destaca es el sonoro. Si bien la banda sonora es bastante sencilla, no acentúa momentos más potentes o épicos. Y los efectos de sonido tampoco destacan en exceso.

Godfall es un juego que de inicio puede echar un poco para atrás. Le cuesta arrancar al obligar al jugador a hacer unas misiones iniciales demasiado largas y poco concretas hasta desbloquear el potencial del juego. 

Al principio no destaca más allá de su diseño colorido y recargado. Pero conforme el mundo de Aperion se va abriendo y mostrando todo lo que contiene, consigue mostrar su verdadero potencial.

Su mejor baza es disfrutar de cómo Counterplay Games ha sabido equilibrar muy bien los objetos que se consiguen en las misiones, tanto en cantidad como en calidad. Y gracias a eso no satura al jugador con demasiadas decisiones. Además de contar con una jugabilidad muy divertida y variada una vez le tomas el pulso al juego.

En conclusión, Godfall es un juego de acción rápida, que obliga a pensar en el botón que se quiere usar para atacar para no hacerlo a lo loco. Tiene potencial y como juego centrado en el looteo es muy buen juego, pero que no destaca especialmente en la historia. De momento, y hasta que tenga más contenido, es un juego pensado para pasar un buen rato.

COMPARTE ESTE POST

  • Facebook
  • Twitter
  • Myspace
  • Google Buzz
Autor: Miguel Ángel León Ver todos los post de
0 comments