The Spectrum Retreat

7.5 Nota General
Gráficos: 7/10
Jugabilidad: 8/10
Diversión: 7/10

Nivel audiovisual muy alto | Cualquier juego de puzles es siempre bienvenido | Equilibrio notable entre jugabilidad y narrativa

Carece de identidad propia | Solo para grandes entusiastas del género | Problemas de control y visuales poco pulidos

Pincha aquí para ver la Ficha

Título: The Spectrum Retreat

Desarrolladora(s): Dan Smith Studios

Editor(es): Ripstone Ltd

Plataforma(s): Xbox One, PS4, Nintendo Switch y PC

Género(s): Puzles

Lanzamiento: 13 de julio de 2018

Idioma: Textos: Español, Voces: Inglés

INTRODUCCIÓN

En los últimos años de la escena independiente, la mayoría de videojuegos de los que más hemos oído hablar suelen adoptar una perspectiva 2D con mecánicas de plataformas clásico o metroidvania; sin embargo, existe un subgénero que no solo cuenta con un buen puñado de juegos a sus espaldas, sino que están por llegar también muchos otros. No hablamos de aventuras narrativas en primera persona popularmente conocidas como walking simulator, sino de los rompecabezas en primera persona.

Esta clase de videojuegos que no inventó, pero sí popularizó y logró hacer de forma magistral Valve con su franquicia Portal ha recibido proyectos bastante dispares desde la primera aparición de GlaDOS allá por el año 2007, siempre ha contado con varios nexos en común además del de obligarnos a darle al coco aplicando la lógica. La cámara en primera persona o un desarrollo mucho más lento y pausado en comparación con los shooters que adoptan esta perspectiva son elementos que vemos en títulos como The Witness, The Talos Principle o Pneuma: Breath of Life.

Dan Smith al que seguramente no lo conozcáis es el encargado de traernos con The Spectrum Retreat, una nueva idea que añadir a ese abanico de títulos. Pero volvamos a hablar de Dan Smith, el ganador de un premio BAFTA al mejor desarrollador joven en el año 2016 ha estado mucho tiempo preparando el título que hoy nos ocupa. Según Dan Smith, el núcleo jugable lleva terminado desde hace un par de años, pero el haber ganado ese premio con tan solo 18 años por el que antes se conocía simplemente como Spectrum, hizo que Ripstone Games se interesara por la idea y le ayudara al chico a convertir eso en algo más que una “demo”, sino en un juego con todas las de ley. Es por eso que desde el año 2016 hasta ahora han estado trabajando en la ambientación, música, doblaje para dotarlo de una profundidad que vaya más allá de ir superando puzles. Y es que ir más allá de la jugabilidad también es importante, porque siempre recordamos Portal por la mecánica de abrir portales para superar los rompecabezas, pero el juego no sería para nada lo mismo sin el trasfondo de Aperture Science o la personalidad de GlaDOS.

La historia de The Spectrum Retreat da comienzo con nuestro personaje despertándose en una habitación del hotel Pensore, sin saber cómo ni cuándo hemos llegado allí. Antes de que empecemos a hacernos preguntas al lado de nuestra mesilla comenzará a sonar un aparato que nos será de gran importancia en el porvenir del juego. Al cogerlo, una misteriosa mujer comenzará a hablarnos y a darnos claves para salir del hotel en el que, como sucedía en El Resplandor de Stanley Kubrick, estamos prácticamente sin ninguna compañía más allá que de los robots encargados de las tareas básicas para mantenerlo en funcionamiento. Tras seguir las indicaciones y poner el código adecuado en la puerta del ascensor, empieza nuestra aventura haciendo desafíos.

Con esta premisa emerge The Spectrum Retreat, con un subgénero no tan superpoblado como otros pero que cuenta con una competencia sólida y fuerte. ¿Consigue destacar? ¿Es simplemente una jugabilidad depurada y ya está? ¿Se vuelve repetitivo o acaba enganchándonos?

El bucle infinito de los puzles de colores

Como ya hemos adelantado, The Spectrum Retreat tiene una perspectiva en primera persona con una jugabilidad pausada dentro del subgénero en el que se encuentra, con aspectos puramente jugables y otros más narrativos, es como si mezcláramos Portal con The Vanishing of Ethan Carter. Nuestra rapidez con las manos no es determinante para superar los retos que nos propone sino más bien nuestra agilidad mental. Las mecánicas se basan en todo momento en utilizar los colores para activar o desactivar cubos que a su vez estos suelen ir conectados a paneles que nos impedirán cruzar, activando o desactivando uno u otro es la clave si queremos llegar al ascensor para ir al siguiente reto. El control es muy sencillo, a veces un tanto impreciso pero siempre es funcional, un botón para saltar y con el gatillo derecho haremos uso de nuestra “arma” capaz de absorber el color tanto de cerca como a distancia y apagar dicho panel. De esta forma tendremos que ir apagando o encendiendo unos paneles u otros según nos convenga el momento en el que nos encontremos en cuestión. En un principio serán puzles sencillos, implicando un solo color como es el naranja, pero a medida que avancemos aparecerán más y distintos colores que pueden suponer un auténtico quebradero de cabeza superarlos. Al tener esta arma de un solo uso por así decirlo, la táctica de ensayo y error hasta que solucionemos el puzle de casualidad no funciona casi nunca y el juego nos obliga a observar el tiempo que nos sea necesario nuestro entorno antes de actuar.

Cuando completamos todos los desafíos de una “oleada” volveremos a despertarnos en la habitación del hotel, seguiremos las mismas indicaciones que al principio de la aventura, pero con un código distinto para el ascensor, será ahí cuando todo de vuelta a empezar, pero esta vez con otros desafíos. Así The Spectrum Retreat nos ofrece su visión del día de la marmota y en nuestras manos estará escapar de él y descubrir la verdad de todo este asunto. En ese sentido el juego trata de hacer un buen balance entre los puzles y la experiencia más narrativa, con coleccionables y objetos secundarios que de forma similar a BioShock nos ayudarán a comprender mejor el trasfondo del hotel en el que estamos atrapados.

A nivel audiovisual The Spectrum Retreat roza un nivel muy alto, se podría decir que está más cerca de un desarrollo AAA que de un estudio independiente. Estamos ante un título multiplataforma, cuya base ha sido PC para posteriormente adaptarlo a PlayStation 4, Xbox One y ojo también a Nintendo Switch. Como decimos, esta producción independiente logra un acabado gráfico muy satisfactorio con un buen detalle en Xbox One X. Los escenarios no permiten mucha interacción, están bastante limitados en cuanto a lo que podemos tocar y lo que no, pero ver ese estilo art-deco impregnado en todo el hotel está muy logrado. La iluminación es sin duda su punto fuerte, con distintos colores creando sus propias tonalidades,

De todas formas, no todo es perfecto, y es que se nota que no estamos ante una producción del más alto nivel fruto de una editora con pocos recursos. Se notan pequeños errores gráficos en las zonas más pobladas de objetos, una ausencia a veces total de antialiasing y cosas que podrían estar más pulidas en general. Por otro lado, las animaciones son prácticamente nulas, y hubiera estado bien poder ver al personaje al bajar nuestra cámara a los pies o las manos del mismo ya que a veces da la sensación de que simplemente somos un hombre invisible superando puzles.

CONCLUSIÓN

En resumen, el debut de Dan Smith en la industria ha ido por bastante buen camino, esta primera obra llamada The Spectrum Retreat es un juego recomendado para todo el mundo que sea fan de los juegos de puzles con experiencias narrativas. Es cierto que si no eres fan de este subgénero lo mejor es que te alejes de él, de lo contrario si te gustaron experiencias como Portal o QUBE aquí encuentras un muy buen sustituto para cuando quieras pasarte las tardes superando rompezacabezas en una ambientación muy inmersiva.

Encima nos ha llegado subtitulado a nuestro idioma desde su lanzamiento por lo que no tendremos problemas para seguir lo que se nos cuenta, ya que ese es otro de sus puntos positivos, una mezcla efectiva entre jugabilidad y narrativa que consiguen sumergirnos gracias a una buena factura audiovisual.

Como destaque más negativo, bebe demasiado de otros juegos que ya hemos visto en el mercado, y en ese aspecto puede dar la sensación de deja-vu si somos expertos en este tipo de títulos y han pasado ya por nuestras manos muchos puzles. Además, el control, aunque es bueno, tiene pequeños errores que seguramente podrían haber sido solucionados con tiempo extra.

COMPARTE ESTE POST

  • Facebook
  • Twitter
  • Myspace
  • Google Buzz
Autor: Eplekfo Ver todos los post de
0 comments