The Inpatient

6 Nota General
Gráficos: 8/10
Sonido: 7/10
Jugabilidad: 4/10

Consigue meternos el miedo en el cuerpo

Jugablemente es un desastre | Demasiado encorsetado

Pincha aquí para ver la Ficha

Título: The Inpatient

Desarrolladora(s): Supermassive Games

Editor(es): Sony

Plataforma(s): PlayStation 4 (requiere PS VR)

Género(s): Walking Simulator

Lanzamiento: 24 de Enero de 2018

Idioma: Textos: Español, Voces: Español

Hace algo más de un año que Sony estrenó sus flamantes gafas VR. Por el camino hemos podido ver juegos de todo tipo y, sobretodo, a una compañía que ha querido brindar su apoyo desde el día uno. Supermassive Games, creadores de Until Dawn, nos traen una precuela de este último para las VR de Sony, expandiendo aún más el universo de la saga y aportando, vagamente, luz a cierto misterio del juego principal. ¿Consigue ser un producto sólido? Vamos a ver que nos ofrece The Inpatient.

Lo primero que debemos tener claro es que el título de Supermassive Games no es una gran producción para las VR ni lo pretende ser. Si bien usa el ya famoso Decima Engine de Guerrilla (Killzone SF, Horizon Zero Dawn, Death Stranding), todo está realizado a una pequeña escala, idónea para la realidad virtual si, pero llevada de la peor forma posible.

Y es que agradecemos que en un juego de VR veamos a los personajes perfectamente definidos o los escenarios detallados, pero no a costa de dejarnos en espacios cerrados de 2×2. El principal problema de The Inpatient es que no nos deja hacer prácticamente nada. En un juego que pertenece a los Walking Simulator lo que esperamos, como mínimo, es que nos dejen explorar tranquilamente el lugar donde estamos. Pero si es pequeño, reducido y solo consta de un pasillo que va de A a B se nos antoja complicado el hacerlo. Tampoco ayuda que el juego, mediante una trampas, esté cargando continuamente al cambiar de escena o estancia. Entendemos que si el escenario varía haga esas cargas, pero el juego se pasa buena parte del tiempo que dura en la misma zona…literalmente.

¿Y cuál es nuestro objetivo en el juego? Bien, como muchos ya sabréis somos pacientes de una institución mental. Todo va más o menos bien hasta que cierto acontecimiento que nos cuentan en Until Dawn ocurre y nosotros, junto con médicos y otros pacientes, debemos salir del lugar. No hay mucho lugar a los spoilers dado que, por su naturaleza jugable, The Inpatient no deja mucho a la imaginación en cuanto al desarrollo de su historia. Tan sólo los primeros compases de la aventura son originales, indagando en nuestra mente y haciendo que saltemos de la silla en más de una ocasión.

Y hablando de miedo, no podemos negar que The Inpatient sabe asustarnos. Sí, todo es más o menos guiado pero nuestra primera partida (y alguna que otra decisión distinta que podemos tomar) nos ha llegado a dejar un muy mal cuerpo. Ojo aquellos que os asustéis con facilidad.

Y aquí entra, por fin, su inmersión con las VR y control. The Inpatient consigue meternos de lleno en su universo. A pesar de sus defectos, consigue lo que se propone. Gracias a la calidad gráfica mostrada, su nula sensación de mareo y, sobretodo, la total interacción con el juego (podemos hasta hablar con los personajes en vez de elegir opciones con el mando). ¿El problema?, su control. The Inpatient no acaba de convencernos con sus lentos giros, nula posibilidad de correr o caminar más rápido por sus interminables pasillos o hacer algo más que no sea tocar cosas y, como no, con una detección de movimientos bastante deficiente.

En resumen, estamos ante un juego que cumple pero no destaca, con una escasa duración de tres horas. Un juego que pretende ser grande pero no lo consigue por culpa de unas limitaciones que, esta vez, no son achacables a la VR.

COMPARTE ESTE POST

  • Facebook
  • Twitter
  • Myspace
  • Google Buzz
Autor: Raikoh Ver todos los post de
0 comments