PayDay 2

8 Nota General
Jugabilidad: 9/10
Gráficos: 4/10
Diversión: 9/10

Cooperativo online sublime | Las ramas de las diferentes clases se diferencian mucho entre sí y se complementan a la perfección | Incita mucho y bien a repetir las misiones

Apartado Técnico que deja bastante que desear, esperemos que lo solventen con futuras actualizaciones.

Ser ladrón no es para nada una tarea fácil, convertirse en la élite de ese “oficio” está al alcance de muy pocos y para dominar ese arte, hacen falta muchas horas de dedicación. En Payday 2 nos convertimos en cualquiera de los cuatro ladrones denominados Hoxton, Wolf, Chains y Dallas. ¿En quién quieres convertirte?

El estudio de Starbreeze, Overkill, se ha encargado del desarrollo de Payday 2, un videojuego orientado al 100% a ser jugado en cooperativo online. Hay que tener muy clara esa mentalidad, olvidaros de plantearos jugar únicamente acompañados por la CPU, porque fracasaréis rotundamente en cada una de las misiones (no mola nada re-jugar las más fáciles una y otra vez para subir de nivel y obtener habilidades útiles). Y es que de esta forma ha sido concebido este título, donde el juego en equipo entre humanos es más que primordial, una mala decisión, un movimiento fallido… puede echar por tierra cualquier planteamiento a la hora de abordar un robo.

Por este motivo, la comunicación es vital para que no vaya cada uno a su bola, así que si se puede montar una party de cuatro jugadores mejor que mejor. Aunque por supuesto, si nos metemos en cualquier partida por nuestra cuenta, a poco que nos adaptemos al estilo de jugar de los compañeros que hablen en otro idioma, no tiene porqué salir mal. La clave es siempre jugar en equipo, nunca ir por vía libre como si no hubiera más jugadores, ya que de esa forma es totalmente improbable acabar con éxito la misión.

Antes que nada debemos tener claro cómo definir a nuestro personaje. Hay cuatro especialidades que se diferencian mucho entre sí. La primera de ellas es Mente Maestra, que en su rama de habilidades nos encontramos que es la más idónea para dominar la situación ante los ciudadanos y los guardas. Esta faceta es de suma importancia para no llamar la atención de los policías, así que si queremos ser un gran ladón, esta especialidad es muy relevante.

Luego tenemos Sicario, que como su propio nombre indica es la clase que sirve para ir a saco, sin contemplaciones. Desde luego, si sois de los que preferís ir con calma o con sigilo y estar al loro de todas las situaciones, digamos que Sicario es la parte opuesta. Si bien para planear robos no hay que tenerlo muy en cuenta, en el caso de que salga mal el plan y venga la policía, el FBI y demás a por nosotros, nunca está de más tener un Sicario de apoyo en nuestro equipo, sobre todo que tenga mucha experiencia en el campo de la acción.

La tercera clase/especialidad es la de Técnico, que desde luego es muy útil. Viene muy bien porque se mejora la capacidad del taladro, que es fundamental para abrir las cajas fuertes y además, se desbloquean las torretas, que ayudan muchísimo para contener las incursiones policiales y es que, no sólo hay misiones de sigilo, hay otras que te obligan a usar sin concesiones la acción y es aquí donde las torretas son de mucha importancia para abatir a los “enemigos” o para hacer fuego de cobertura, pues llaman la atención de los mismos y eso hace que podamos aprovechar la causa para ir por otro camino.

Por último nos encontramos la clase Fantasma. Es la más indicada para los amantes del sigilo. Sin duda, sus habilidades son las más cercanas para convertirse en la élite del ladrón. Es totalmente recomendable que en vuestra party si no lo eres tú, se tenga cuanto menos a una Sombra que sepa desenvolverse como pez en el agua.

En Payday 2 no estamos ceñidos a una única especialidad, podemos ir obteniendo las habilidades de las cuatro clases a nuestro antojo pero claro, hay que saber muy bien que es lo que más nos conviene. Por ejemplo, yo tiro mucho de Mente Maestra y de Técnico, creo que este dúo si se va mejorando ostensiblemente puede dar mucho de sí.

Tanto Mente Maestra como Sicario, Técnico y Fantasma tienen especiales únicos. Hay habilidades que se pueden usar combinándolas sin problema pero estos especiales únicos sólo se pueden tener uno equipado. Con la primera clase se puede equipar el botiquín, que se despliega en el mapa y sirve para que los compañeros o uno mismo re-establezca su vida. Con Sicario lo mismo pero cambiando botiquín por munición. En Técnico he llegado a probar dos, las minas y las torretas, pero me declino mucho más por las torretas. Para Fantasma tenemos el inhibidor de aparatos electrónicos.

Las armas con sus pertinentes accesorios y los chalecos anti balas también tienen cabida en el equipo de nuestro personaje. Por supuesto, los del comienzo no son muy allá y para conseguir  los más sofisticados tenemos que mejorar nuestro nivel (el tope es 100) y conseguir mucho dinero en las oportunas misiones; en resumidas cuentas, tener el mejor equipaje posible conlleva muchísimas horas de juego.

Con esto último, es donde reside la base de Payday 2. Me explico, ¿queréis robar una joyería con sigilo sin que os pille la policía o que ningún ciudadano les llame? Una vez nos ponemos la máscara (que se puede personalizar) es mucho más arriesgado no llamar la atención. De inicio, conseguir pasar desapercibido es prácticamente imposible ya que de partida no se dispone de las habilidades  que se necesitan para llevar a cabo la misión de esa forma. Así que en este videojuego, las primeras horas consisten en ir a por todas sin preocuparnos más allá de no matar a civiles ya que lo penalizan con dinero. Así iremos mejorando nuestro personaje como queramos y a la vez se consigue tocar todos los palos jugables, que son la acción y el sigilo.

El modo de juego por excelencia es CRIME.NET, que es donde accedemos a las misiones que se encuentran en ese momento disponibles y que si no vamos a ninguna desaparecerán e irán apareciendo otras. La instantaneidad es total y en cada misión se marca cuantos jugadores hay en ella (es aconsejable entrar en las que mínimo haya dos jugadores). La dificultad también la indica por círculos pequeños: si por ejemplo hay sólo uno blanco es muy sencilla, siendo las más recomendables si es nuestra primera partida. Las que combinan círculos blancos y amarillos son con diferencia las mejores ya que dan mucha experiencia y es factible conseguir mucho dinero, pero claro, son con diferencia las más difíciles por lo que hay que tener claro que hay que ser de mínimo nivel 15-16.

La dificultad varía entre muy fácil, fácil, normal, difícil, muy difícil y OVERKILL, para todos los gustos y para todo tipo de jugador. La variedad de misiones van desde robar una joyería, a dar un golpe en banco, a robar droga que luego hay que llevarla al mejor postor, inmiscuirse en el despacho de un club lleno de gente, destrozar un centro comercial, robar en un museo de arte….hay mucha variedad que al principio no parece tal porque hasta que no se prospera no van saliendo nuevas misiones. No todas se ejecutan en “1 día” en plan de que empiezas, acabas y obtienes toda la experiencia y el dinero pactado, también hay misiones que están estructuradas en varios días y que claro está, si llegamos y superamos con éxito el último día, la recompensa es brutal.

Si el golpe que estamos haciendo no sale muy bien y bien nos pillan las cámaras, nos arrestan por cometer alguna imprudencia o llaman a la policía, entonces comienza la acción desenfrenada, que viene por asaltos que se van produciendo mientras vamos cumpliendo nuestros objetivos. Estos asaltos van de menos a más, primero hay que lidiar con los guardas, luego con los policías, entonces se animan los del SWAT para que también aparezcan si no nos han parado el FBI. Dependiendo del nivel de la misión nos pondrán en más o menos apuros pero cabe destacar que por mucho que tengamos chalecos, los que nos quieren arrestar no se cortan un pelo y en algunos momentos vienen mucho más protegidos, de cabeza a pies e incluso con escudos que les cubra todo el cuerpo a los que hay que rodearles como sea.

Estos asaltos no se limitan a las armas de fuego, nos pueden dejar perdidos con granadas cegadoras (de fragmentación no tiran porque no van a poner en apuros a los posibles rehenes que tengamos y su prioridad es sacarlos ilesos) o también nos pueden aturdir con el taser. En otras palabras, si falla el ir con sigilo y no queda otra que recurrir a la acción, en ese campo también hay que compenetrarse con el equipo ya que de lo contrario hay muchas papeletas de que la misión se vaya al traste.

El sistema de juego CRIME.NET online (la versión Desconectado no merece mucho la pena) de Payday 2 incita a repetir un montón de veces los diferentes contratos (en los que podemos comprar pistas para conocer más detalles), bien sea para experimentar la rama de acción o la del sigilo. Además que si no estás en party es muy divertido jugar con muchas otras personas y es que cada uno es un mundo y cada partida es bien diferente. Así pues, el término rejugabilidad en este videojuego alcance un nivel prodigioso.

Pero no todo en Payday 2 es bueno. Sí, entramos en el territorio del apartado técnico que sinceramente cuenta con fallos técnicos que creíamos que a estas alturas eran inverosímiles. La versión que evaluamos es la copia de prensa, por lo que no sabemos si en la versión comercial pasará lo mismo pero es igual, en ese caso no creo que tarden mucho en anunciar un parche que corrija algunos fallos que creo que es de mucha importancia.

Gráficamente no es ningún portento pero hay situaciones en las que por ejemplo, si estamos rodeados de agentes en una habitación con una sola puerta, no es de recibo que literalmente atraviesen paredes y nos ataquen por la espalda. Y no me refiero a zonas con ventanales por arriba o a los lados ya que si pueden atacarnos desde todos los frentes. Pero que en una habitación sin ventanas y sólo con una puerta que tengamos cubierta, pasen cosas como que atraviesen paredes, pues como que no es de recibo.

Luego también hay múltiples bugs en el sentido de que para intimidar a los civiles y se tumben en el suelo, no hagan esa acción y se quedan de pie como si no estuvieran ahí, por lo que no puedes atarles las manos y nunca sabes si lo vas a poder controlar. Por suerte, estos dos casos no me ha pasado casi nunca en las más de 15 horas que le he dedicado, pero son detalles que deben pulir si o si porque puede frustrar mucho que después de hacer una gran defensa ante feroces ataques te amarguen con una cosa que está fuera de lugar.

Respecto a los escenarios que generalmente son en espacios cerrados, también hay que cuidar la periferia y los entornos cumplen muy bien. El motor gráfico no es de muchos alardes pero lo han resuelto muy bien. Al igual que la acción, que va bien en todo momento salvo cuando se ha hecho muy el loco y se ha juntado en algún punto en concreto un montón de agentes, entonces el motor gráfico algo si se resiente.

El apartado sonoro no es de gran calidad. De hecho hay misiones como la del Club que tiene una pieza musical que entra en bucle constantemente y dan ganas de quitar el audio, pero como lo más normal es que estemos todo el rato comunicándonos con los compañeros digamos que por suerte la faceta de la BSO pasa bastante desapercibida. En los demás tipos de sonido no hay nada que perjudique la experiencia, cumple bien.

PayDay 2 es una gran apuesta para el cooperativo online. Llevar a cabo con solvencia las estrategias que planteemos cunde muchísimo. Es muy satisfactorio salir de un golpe sin que nada ni nadie haya avisado a los policías. La conexión a internet es vital para que la experiencia de juego sea fluida y no ponga en compromiso a los demás jugadores, por lo que hay que ser buen compañero y jugar sin hacer uso de la subida con otros dispositivos que se tenga.

El cooperativo que tiene engancha como pocos. Bien sea por cumplir los objetivos para subir de nivel y desbloquear habilidades o bien con el dinero comprar las armas y sus pertinentes accesorios que se liberan mediante unas cartas que elegimos cada vez que acabamos con éxito una misión, la cuestión es que tiene mucho gancho. Es por todo esto que no le vemos fin a PayDay 2, consigue que nos metamos de lleno en nuestro personaje para mejorarlo ostensiblemente y así poder planear mejor los golpes.

Así pues, a poco que os guste jugar online y disfrutar del que creemos que es sin duda uno de los mejores cooperativos, no os lo penséis dos veces. Es muy divertido ponerse en la piel de un ladrón.

COMPARTE ESTE POST

  • Facebook
  • Twitter
  • Myspace
  • Google Buzz
Autor: David Graña Ver todos los post de
0 comments