La Tierra-Media: Sombras de Mordor

8,5 Nota General
Jugabilidad: 9/10
Gráficos: 8/10
Diversión: 9/10

Combate intenso, duro, muy satisfactorio | Gran surtido de tareas a realizar | Historia épica y emotiva | Espléndido Sistema Némesis

Siendo un Mundo Abierto, se puede echar en falta que no haya poblados

Pincha aquí para ver la Ficha

Título: La Tierra-Media: Sombras de Mordor

Desarrolladora(s): Monolith

Editor(es): Warner Bros

Plataforma(s): Xbox One (versión analizada), PlayStation 4

Género(s): Accion & sigilo en Mundo Abierto

Lanzamiento: 3 de Octubre de 2014

Idioma: Textos: Español, Voces: Español

Monolith, de la mano de Warner Bros, nos trae La Tierra-Media: Sombras de Mordor. Este videojuego que se estrenó hace poco tiempo nos ha encandilado desde el prólogo. El prólogo es muy dramático, enerva la sangre y tiene el gancho necesario para querer descubrir todo el trasfondo de la historia que Monolith nos quiere contar.

La Tierra-Media: Sombras de Mordor es un videojuego de mundo abierto (sandbox) con un alto componente de acción pero también de sigilo, es más, se premia mucho el ir con sigilo para asesinar a los sucesivos orcos. Más que nada porque se obtiene más puntuación que sirve para desbloquear nuevas habilidades.

Talion es el protagonista de La Tierra-Media: Sombras de Mordor. En el prólogo (el cual jugamos en cierta manera) vive una tragedia inmensa. De repente, un espectro le ayuda para clamar venganza. El espectro no sabe siquiera de donde “ha salido”, con lo cual iremos conociendo más detalles sobre él con el paso del tiempo. Para los fans más acérrimos de todo el conglomerado de El Señor de los Anillos, El Hobbit y demás, os confirmamos que este videojuego transcurre cronológicamente entre El Hobbit y El Señor de los Anillos. Usease, entre ese período hay un gran vacío que se puede explotar de muchas maneras, cosa que Monolith ha hecho a lo grande.

En La Tierra-Media: Sombras de Mordor estamos ubicados justamente a las puertas de Mordor. Casi todo el terreno son explanadas pero también hay alguna que otra montaña. Tenemos a nuestra disposición dos zonas que explorar a nuestro antojo. La primera tiene una ambientación desolada, muy en plan Mordor. A la segunda zona se accede prácticamente cuando llegamos a la mitad de la aventura; es más colorida y más vistosa, es más agradable recorrerla.

Como videojuego de mundo abierto que es, se nos da la opción desde el primer instante (una vez pasado el prólogo, claro está) de ir a realizar misiones principales, secundarias, recoger coleccionables, cacerías… no cabe duda de que La Tierra-Media: Sombras de Mordor está muy bien surtido. No hay lugar para el aburrimiento. Particularmente me lo pase tan bien superando todos los extras que el arco argumental y principal es muy fácil dejarlo de lado. ¿Por qué me ha pasado esto? Por el impresionante y novedoso sistema Némesis que ha implantado Monolith.

Este sistema se fundamenta en que los Orcos de Mordor tienen diferentes rangos, simples peones, capitanes y caudillos. Los peones pueden aumentar la experiencia si nos matan, pasando a ser capitanes e incluso pueden llegar a ser caudillos. Cada miembro del Ejército de Sauron tiene sus propias características, a algunos les horrorizan las abejas, a otros se les puede atacar con sigilo, otros son de distancia… si cogemos a uruks y se les interroga se puede obtener información sobre los capitanes y caudillos, algo que viene de fábula para saber afrontar cada enfrentamiento. En los primeros momentos del videojuego, hay digamos un lapso de tiempo en el que nos tenemos que habituar al sistema de batalla. El ir contra una muchedumbre de uruks suele implicar que nos machaquen. Cuando ya se va progresando en habilidades, saber compaginar la acción directa con el sigilo o el ataque a distancia, es muy satisfactorio. No rehúyo de ningún combate, el sistema de combate y progresión me incita a aniquilar o poseer a todos los uruks, caragorns o demás que enemigos que se precien.

Pero no nos vayamos de la cuestión, el sistema que ha elaborado Monolith para que los uruks asciendan está muy conseguido. Se hacen más fuertes, mejoran tanto la defensa como el ataque –incluso cambian de armadura/apariencia si mejoran o se ven muy desfavorecidos si les damos caña-… así hasta que les abatimos para que otro ocupe su lugar. El uruk que nos aniquile, si lo hace varias veces se convierte en nuestro Némesis pero claro, se tiene la opción de ir a vengarnos. Aprovecho lo de la venganza para lanzar un apunte, no hay juego online pero al jugar conectados de vez en cuando nos sale un «aviso» en nuestra aventura que nos indica que «x orco» ha matado a un contacto nuestro, con lo cual se tiene también la opción de marcarlo para ir a vengarnos. Esto, que parece una nimiedad, lo cierto es que pica bastante.

Sinceramente, casi que recomiendo que se deje progresar a los contrincantes, pues cuanto más duro es el combate más se disfruta y además, cuanto más difíciles son más puntos de poder nos otorgan para que podamos desbloquear habilidades. Las habilidades son cruciales, de hecho hay un antes y un después en cuanto se tiene alguna que otra, básicamente se pasa de ser un montaraz cualquiera a ser el ser más poderoso que hay a las puertas de Mordor, conllevando que varios uruks decidan irse por patas.

Hay dos clases de habilidades, las que se desbloquean con Puntos de Poder (son las habilidades del montaraz) y que a su vez se necesita la experiencia ganada al supera misiones de todo tipo, principales, secundarias, cazas, luchas de poder… y luego están las habilidades del espectro, que se desbloquean automáticamente en determinadas misiones principales. Cabe destacar que las habilidades del espectro son con diferencia las más “chetadas” por así decirlo, con lo cual recomiendo que se vaya avanzando escalonadamente en la trama principal. Podría describir las habilidades pero entre que hay muchas y honestamente, prefiero que esto lo descubra el propio jugador, simplemente diré que todo este sistema de progresión y del némesis incita muchísimo a querer mejorar al montaraz Talion. Es muy divertido y la progresión es la adecuada, al principio se disfruta mucho aniquilando y desmembrando a toda clase de amigos, pero vaya como mejora cuando luego se pueden poseer, montarse encima de un temible caragorn o de un enorme y despiadado graug gana muchos enteros. Chapeau por la evolución/progresión que ha creado Monolith.

La IA de los enemigos ni destaca ni desentona. Generalmente los uruks van en grupos, los hay que son débiles, otros más duros, otros de ataque a distancia… está muy bien compensado para que tengamos que vigilar nuestras espaldas y esquivas las flechas o lanzas que nos tiren. En La Tierra-Media: Sombras de Mordor incluso hay que tener cuidado a la hora de ejecutar a un contrincante, pues su compañero intentará que cometamos el pertinente “fail”. No es un sistema de 1 vs 1, es un Talion vs todos y la parte de los “todos” no esperan, atacan desde todos los frentes.  El sistema de combate recuerda mucho a la saga Batman Arkham sobretodo para llevar a cabo los contraataques. Por lo demás, gracias a las habilidades tiene su gran toque personal, muy potenciado.  Hay algunos uruks que tienen armas con las que pueden envenenar a Talion, esto drásticamente suele bajar mucho su barra de vida, así que hay que andarse con mucho cuidado en todo momento. Por suerte, a lo largo del territorio y de las diferentes zonas del mundo abierto de Sombras de Mordor, hay diferentes tipos de flores que nos pueden curar.

Los caragorns son bestias que van a por los uruks, esclavos e incluso se atreven a ir a por los enormes ogros, también conocidos como graugs. Contra los caragorns es muy recomendable dominarlos. Al principio sólo se puede desde las alturas pero en cuanto se evoluciona y se desbloquean x habilidades vaya como cambia la cosa, para bien, claro. Lo mismo pasa con los graugs. Es muy placentero subirse a un graug para dominarlo, tiene ataque de zona que “aplana” mucho el ‘camino‘, y con camino me refiero a uruks, caragorns y demás fauna.

Además de las habilidades y de los diferentes tipos de enemigos, está el sistema de mejoras y runas. A través de puntos “M” podemos aumentar la barra de vida, la barra de concentración (sirve para activar el “bullet time” una vez se apunte con el arco), comprar más runas para el arco, espada y daga y comprar también más huecos para tener más flechas. ¿Qué uso tienen las runas de las tres armas que posee Talion? Potenciar el % para recuperar más salud o concentración, recuperar flechas, hacer más daño a partir de determinados golpes, etc. Esto de las runas y mejoras adicionales es otro valor muy personal de Sombras de Mordor. Hay runas épicas que son simplemente, prodigiosas. Las runas las recogemos al batirnos en duelo con capitanes o caudillos que debemos seleccionar en el menú del Ejército de Sauron. A todo esto, hay que sumarle tres ataques especiales que cuestan 2500 M (cada uno), permiten durante 15 segundos hacer auténticas virguerías.

Todo lo dicho hace que Sombras de Mordor tenga una personalidad propia. Las bases son las que son, Monolith ha sabido ir más allá para que el videojuego tenga una identidad muy bien diferenciada respecto a los títulos con los que se puede comparar.

La Tierra-Media: Sombras de Mordor visualmente entra muy bien por los ojos. Como título de mundo abierto que es, va pasando el día, se hace de noche, llueve con fuerza, etc. Gráficamente está muy bien tratado. La estética y ambientación del videojuego, con ese corte épico medieval, es de gran altura. Talion está muy bien recreado, tanto sus gestos faciales, como animaciones al correr, atacar y demás, cumple muy bien su cometido. Los uruks, graugs, caragorns… están muy bien detallados. Ganan más presencia cuando están más cerca, siendo algunos de ellos muy robustos. Las texturas, sin ser lo más de lo más, no hemos notado que desentonen, no al menos a simple vista. De las dos zonas que tiene el producto, claramente preferimos la segunda, es más vistosa. La primera al ser una zona desolada, se torna un tanto sosa al cabo de un tiempo, en poco tiempo corriendo se va de una punta a otra.

Durante los combates –y también en cualquier momento del videojuego– no he notado que el motor gráfico se resienta. Es indiferente los elementos y personajes que haya en pantalla, los frames se muestran sólidos en todo momento.

Las fortalezas (recomendamos que evitéis que salte la “alarma”) dan un cierto aspecto de urbe a Sombras de Mordor, si bien no son muy grandes que se diga. No hubiera estado de más la inclusión de algún poblado, quizá en una próxima entrega.

El audio del videojuego tiene un gran nivel. Por un lado está la BSO que tiene su propia diversificación, en momentos que hayan grandes lances contra capitanes y/o caudillos tendrá ese punto épico que siempre ha caracterizado al tipo de ambientación de El Señor de los Anillos. También hay piezas más tranquilas. El doblaje en español cuenta con voces que nos suenan mucho. Pegan muy bien con los papeles que representan pero le encontramos un “pero”, no es otro que en el caso de los uruks hay momentos que se repiten varias veces la misma voz, eso choca un poco. Destacamos también que a la hora de cargar partida hay un diálogo como “tiempo de espera”, el cual nos pone enseguida en situación, este diálogo o narración suele ser de corte emocional.

La Tierra-Media: Sombras de Mordor es un muy buen videojuego de acción y sigilo, ubicado en un mundo abierto que cuenta con una ambientación marca de la casa. Tiene el gancho suficiente para no querer dejar el mando, bien sea para combatir, para mejorar las características de Talion o para superar misiones principales, secundarias, luchas de poder, recolectar los dos tipos de coleccionables, etc. Tiene mucho para hacer y no se hace en ningún momento pesado, es muy llevadero. La dificultad está muy bien ajustada, ir de sobrado suele conllevar caer en picado para que el Uruk luego se burle, esto forma también parte de este espectacular videojuego. Después de más de 25 horas que le he dedicado y eso que no he realizado todas las tareas secundarias ni he desbloqueado todas las habilidades, ya dice mucho de que estamos ante un título que tiene una duración considerable.

COMPARTE ESTE POST

  • Facebook
  • Twitter
  • Myspace
  • Google Buzz
Autor: David Graña Ver todos los post de
0 comments