Hitman 2

8.7 Nota General
Gráficos: 8/10
Jugabilidad: 9/10
Diversión: 8/10

Gráficamente explota todas las plataformas | La experiencia Hitman elevada a la máxima potencia | Con mucho contenido, opciones y rejugable | La idea de incluir el primer juego mejorado, genial.

Argumentalmente podría dar mucho más de sí | Se echa en falta un doblaje al castellano | Presencia de bugs y animaciones poco trabajadas

Pincha aquí para ver la Ficha

Título: Hitman 2

Desarrolladora(s): IO Interactive

Editor(es): WBIE

Plataforma(s): Xbox One (versión analizada Xbox One X), PS4 y PC

Género(s): Acción y Aventura

Lanzamiento: 13 de Noviembre de 2018

Idioma: Textos: Español, Voces: Inglés

La saga Hitman está de vuelta una vez más, una franquicia que no es nueva ni mucho menos en esta industria, ya que nació allá por el 2000 con el impactante Hitman Codename 47 para teclado y ratón. Desde entonces hemos tenido secuelas como Hitman 2, remasterizaciones encubiertas como Hitman Contracts e incluso spin offs para móviles como Hitman Go de una IP que siempre ha estado rellenando el catálogo donde aparecía de forma notable con títulos de mayor o menor calidad entre todos ellos.  La saga nunca ha tenido una popularidad desbordante entre tanto AAA, lo que ha hecho que Hitman sea una licencia de nicho, poco conocida y que nunca ha conseguido captar al gran público hasta la llegada de Hitman Absolution que superó los cuatro millones de copias vendidas e hizo debutar al asesino más famoso de los videojuegos con todas las de la ley en consolas de la pasada generación.

La ocasión que nos ocupa viene precedida del Hitman publicado por episodios de Square Enix, un juego de una calidad indiscutible pero cuya decisión comercial lo ninguneó por completo, y es que si bien expandir el juego episódicamente con nuevas localizaciones es una idea que cuaja a la perfección con la saga, haber salido a la venta tan falto de contenido y tener que esperar un año para tenerlo completo fue lo que sin duda hizo que mucha gente se desinteresara o perdiera la pista en él a pesar de su enorme calidad. El batacazo comercial que supuso el anterior Hitman hizo que Square Enix le regalara directamente la licencia a IO Interactive, creadores de la saga, para que hicieran con ella lo que quisieran puesto que Square Enix no tenía intención de hacer más juegos basados en el Agente 47. Con dos años y medio de descanso tenemos Hitman 2, secuela del anterior juego de la mano esta vez de Warner Bros, un juego con muy buenos ingredientes que expande a su predecesor pero que optó por salir en una fecha muy complicada para intentar hacerse un hueco a corto plazo en la estantería de los jugadores.

Primer punto, la historia, Hitman nunca se ha caracterizado por tener una historia atractiva o un guion muy cuidado. Esto es algo que podemos ver también en las dos películas que hicieron basadas en el personaje. El juego que más se trabajó en este aspecto fue Hitman Absolution pero a costa de hacerlo tremendamente lineal y quitarle su libertad de asesinato, coartando en gran medida la esencia de esta franquicia. La gente que compra y juega a Hitman, aunque no sea mucha como hemos dicho, sabe lo que quiere y es esa jugabilidad única en todo su esplendor sin adornos que la rodeen. De todas formas, argumento tiene este Hitman 2, es una secuela  directa del anterior Hitman que no era un reinicio propiamente dicho, sino una especie de reinterpretación de la franquicia a partir de un punto en concreto, algo así como Daniel Craig hizo en Casino Royale para James Bond. Nos contaba a un Agente 47 ya metido de lleno en la agencia pero que todavía estaba verde, era un novato que empezaba a curtirse, de hecho, la primera misión del anterior juego es una prueba en un escenario bajo control de la agencia que nos contrata. No entraremos en detalles acerca del desenlace del primer juego pero Hitman 2 sigue una trama que se abría en él, con Agente 47 y su jefa Diana Burnwood persiguiendo el rastro de Providence, una organización responsable entre otras maldades, de la creación del Agente 47, y es que sí, el protagonista de la saga es una creación sin sentimientos y perfectamente diseñada para matar. En el caso de Hitman 2 da un giro curioso a mitad del juego al profundizar más en el pasado de Agente 47, cosa poco habitual y sorprendente, hasta que termina con un punto y seguido dejándote con la miel en los labios de cara a un Hitman 3 con pocas probabilidades de que vea la luz. Una muestra más de que IO Interactive le pone casi nulo interés a este apartado es que las cinemáticas ya no son vídeos como tal, sino imágenes en movimiento, lo cual deja una sensación muy irregular.

“Grita cuanto quieras, ni Dios te oirá”

La jugabilidad de este Hitman 2 es continuista con todas y cada una de las anteriores entregas de la franquicia, especialmente con su predecesor, y es que estamos ante un juego que sigue la fórmula de más de lo mismo, pero a diferencia de otros títulos recientes que les ocurría esto, como Shadow of the Tomb Raider, en Hitman 2 sí notas la evolución y que es un juego mejor que el anterior en todos los aspectos. La franquicia Hitman se caracteriza por ponernos en la piel de un asesino a sueldo con todo lo que ello conlleva, el alopécico de traje y corbata más famoso de los videojuegos se dedica a recorrer el mundo para eliminar a todo tipo de escoria: desde narcotraficantes hasta políticos corruptos y pasando por sectarios que parecen sacados de Eyes Wide Shut. Sabiendo esto ya nos podemos hacer a la idea de que Hitman 2 tiene una variedad de escenarios increíble, y lo más importante, un abanico de formas distintas para cumplir nuestro objetivo que es todavía más inabarcable en esta entrega. La clave de Hitman es pasar desapercibido, es un juego de sigilo muy particular que no tiene casi nada que ver con apuestas como Metal Gear Solid o Splinter Cell. Se podría decir que Hitman es casi un subgénero en sí mismo ya que se basa más en evitar llamar la atención mediante el uso de disfraces y estrategias que en ir agachados o escondiéndonos tras las paredes (que también se puede hacer, claro). En este Hitman también podemos hacer masacres pero no es la mejor opción para llevar a cabo la infiltración ya que por un lado es fácil que nos maten, con un par de disparos estaremos fuera de combate; y por el otro que el juego emplea un sistema de puntuación con subida de niveles en el que entra en juego absolutamente todo lo que hagamos durante la misión, reduciendo nuestra calificación final si hemos eliminado a civiles, dejado testigos, nos han grabado cámaras de seguridad y un largo etcétera. Como digo, las maneras que hay para acabar con los objetivos son muy variadas, curiosas y hasta cierto punto graciosas. Por ejemplo, en el mapa de Miami podemos manipular el coche para que se estrelle durante la carrera o en el de Colombia podemos hacernos pasar por un tatuador para acabar con un miembro de una familia de narcotraficantes sin que menos se lo espere. Esto es solo un par de las decenas de posibilidades que hay y que algunas nos las marcará el propio juego en pantalla mientras que otras tendremos que descubrirlas por nuestra cuenta, ya sea mediante ensayo y error o usando la cabeza. Un ejemplo más, para sabotear una máquina o un ventilador necesitaremos tanto un disfraz adecuado para que no sospechen si nos ven merodeando por ahí como una lleve inglesa. Porque ahí reside una de las claves de esta franquicia, completar las misiones por el puro morbo de descubrir todas las formas existentes para llevar a cabo los objetivos de cada nivel, poniendo a prueba los límites tanto del juego como de nosotros mismos.

El juego viene cargado de contenido ya que cuenta con seis misiones principales y las seis remasterizadas del anterior Hitman. Su duración oscila mucho según nuestra forma de jugar, pero completar la trama principal puede ser entre 8 o 10 horas. Sin embargo, lo que hace grande a Hitman es la rejugabilidad que ofrece, convirtiéndolo en un juego de poco abandono, dado que cuantas más horas le dediquemos al mismo tiempo que nos familiarizamos con cada misión también desbloquearemos armas y utensilios para usar en las mismas. La dificultad del juego es bastante personalizable, tenemos el modo fácil, profesional y maestro con claras diferencias entre ellos. La recomendación es jugarlo en profesional tanto para los nuevos como para los experimentados en la saga, este viene a ser el modo normal de toda la vida y te da ciertas facilidades como usar la vista detective, resaltar la posición de los objetivos o la posibilidad de guardar partida las veces que quieras durante una misión. Para los que se les quede corta esta dificultad, lo cual es poco habitual porque los Hitman no se caracterizan por ser precisamente juegos fáciles o accesibles, tienen el modo maestro que es un reto con todas las letras, desactivando todo el interfaz y limitando el número de veces que puedes guardar en el transcurso de la misión. La IA responde bien, están alerta de cualquier cosa extraña que sucede e interactúan en todo momento con nosotros y con los personajes que les rodean, desde guardias de seguridad que nos persiguen de forma casi inmediata si ven alguna irregularidad a su alrededor hasta civiles sorprendidos al vernos armados o con una actitud poco corriente. Una buena muestra de que ha sido cuidado este Hitman 2 en ese sentido es el sistema de reflejos, y es que si a veces tenemos planeado eliminar a alguien en un cuarto de baño mientras se lava las manos el espejo puede ser un chivato peligroso.

Como hemos dicho Hitman 2 no está corto de contenido, y en cuanto a modos de juego, aunque no se sale de los márgenes en los que sabe moverse, IO Interactive ha intentado aportar pequeñas novedades en ese sentido. Los contratos online están de vuelta de forma casi idéntica al anterior título, una serie de misiones gratuitas que irán variando cada una o dos semanas en las que se nos requerirá eliminar a un objetivo de un solo intento en mapas del juego base. Estos retos no podían haberse estrenado mejor que con el famoso “El Inmortal” donde tenemos que acabar con la vida –una vez más- del siempre grande Sean Bean. Además de los que añada la propia compañía los usuarios pueden crear sus propios contratos con las reglas oportunas y subirlas para que el resto puedan completarlas y de esta manera batir puntuaciones entre ellos. El modo Sniper Assasssins también ha tenido su pequeño y casi anecdótico hueco, con una misión diseñada exclusivamente para matar a los enemigos con un rifle francotirador a larga distancia dentro de un límite de tiempo. Es un modo más bien propio de un Sniper Elite, no termina de encajar del todo con lo que es un Hitman. Pero esto es material ya conocido y visto anteriormente, la gran baza novedosa de Hitman 2 es el modo online “Ghosts”, porque sí, este es el primer Hitman con modo online, pero no tiene absolutamente nada que ver con lo que estamos habituados. No se trata de un competitivo o cooperativo al uso, el modo Ghosts enfrentará a un jugador contra otro en un escenario por ver quien cumple antes los objetivos. Todo ocurre en tiempo real y aunque el otro jugador no puede interferir en nuestro mundo ni nosotros en el suyo (esto no es Dark Souls), sí podemos verle en modo fantasma en todo momento, haciendo más dinámico y picante querer hacer las cosas mejor que el contrincante. Está por ver si en IO Interactive se animan a incluir alguna modalidad más, y es que hay anunciado un pase de temporada que expandirá el juego y del cual todavía está por ver lo que incluirá junto a los, por supuesto, nuevos mapas y localizaciones que se sumarán a Miami, Colombia o Mumbai.

Gráficamente estamos ante un juego que no es capaz de mirar cara a cara a los máximos exponentes de esta generación, pero aun así tiene un nivel más que notable, por encima de la media de los títulos que hemos visto este año. La mejora visual respecto al anterior Hitman es importante, se puede ver simplemente en imágenes comparativas entre el Hitman original y su remasterización en Hitman 2. El salto que ha dado a nivel de escenarios es espectacular a todos los niveles: cientos de personajes en pantalla, un nuevo motor de iluminación y vegetación, un sistema de reflejos impresionante… La parte más negativa está en los modelados y las animaciones, que casi podrían pasar por la pasada generación, cumplen, pero a veces sobresalen para mal viendo el resto de apartados gráficos, es una pena que Hitman tenga prácticamente las mismas animaciones del anterior juego y que no consigan mimetizarse con el entorno todo lo que deberían. El juego corre a 4K nativo o a 1080p 60fps en Xbox One X mientras que en PS4 Pro no existe ningún tipo de configuración salvo bloquear o desbloquear el framerate, yendo siempre a una resolución cercana a los 2K y a una tasa de frames que oscila entre los 30 y los 40 fps según lo que tengamos en pantalla. Es evidente que la consola más potente de Microsoft vuelve a ser una vez más la ganadora con este multipaltaforma, pero no hay que negar que en general IO ha hecho un gran trabajo adaptando el juego a las posibilidades de cada sistema, convirtiéndolo en un producto que impresiona especialmente en lo que muestra y su forma de hacerlo, con un tamaño y nivel de detalle de los escenarios que puede dejar con la boca abierta.

El sonido es una parte decepcionante de este Hitman 2, a nivel de inmersión funciona extraordinariamente si sabemos inglés pero hay importantes matices para nuestro mercado. La localización al castellano no ha vuelto a cumplir las expectativas, es verdad que hay muchísimas más líneas de diálogo subtituladas, pero el juego nos ha vuelto a llegar sin doblaje a nuestro idioma. Cuando uno se enteraba que Warner Bros se iba a encargar de editar el juego, y de hecho los primeros trailers de este Hitman 2 están con voces al castellano, se esperaba que la versión final contaría con un doblaje y no ha sido así. Es un juego donde fusionarte con el escenario y escuchar los diálogos a un segundo plano para saber cómo cometer nuestros asesinatos es clave y puede suponer la diferencia entre la vida y la muerte. Afortunadamente esta vez hay muchos más diálogos secundarios subtitulados que en su anterior entrega, pero sigue siendo insuficiente y puede hacer que si no dominas la versión original te pierdas ciertas cosas. Por todo lo demás, un nivel muy notable de producción sonora: efectos consistentes, ambientación trabajada a todas luces y una banda sonora más que correcta, con una música que mete tensión cuando tiene que hacerlo, recordando a Hans Zimmer en el uso de los graves.

“Los nombres son para los amigos, por eso no necesito ninguno”.

La conclusión que deja este Hitman 2 es que estamos ante el mejor Hitman de toda la historia, lo cual teniendo en cuenta que ha habido siete títulos en dieciocho años es todo un elogio, estamos ante una compra imprescindible para cualquier fan. Parecía difícil superar Hitman: Blood Money al haber tocado techo con la fórmula inicial de esta serie o el giro de tuerca a la vez que vuelta a los orígenes del Hitman de Square Enix, pero IO Interactive sabe lo que buscan los seguidores de esta serie: el carisma habitual de Agente 47, escenarios amplios llenos de detalle que se combinan con una jugabilidad refinada y múltiples opciones a la hora de rejugar el título. Y sí, han ofrecido todo eso con creces.

Estamos ante la experiencia definitiva de lo que supone jugar a un Hitman, elevando todos los aspectos que ya eran muy buenos en la anterior entrega y al mismo tiempo trayendo de vuelta elementos presentes en cada uno de los títulos anteriores, una fusión de todo lo bueno y todo lo malo. Las posibilidades a nivel jugable son casi infinitas entre los seis escenarios que componen el juego base, más todavía si tenemos en cuenta que incluye su predecesor con mejoras, haciendo de este Hitman  un título repleto de contenido, rejugable y desafiante como pocas opciones hay en el mercado. Como producción no impresiona teniendo en cuenta el resto de AAA del mercado, pero es un juego muy sólido en casi todas sus vertientes, que trata de explotar todo lo posible las actuales plataformas y que teniendo en cuenta lo que mueve y cómo consigue hacerlo con soltura.

Es una lástima que haya ciertos aspectos que lo sigan alejando de esa tan ansiada excelencia, una historia mejor trabajada con un doblaje al castellano de cine habría supuesto el envoltorio perfecto ante un juego que tiene todavía más margen de mejora en una siguiente entrega. Se nota que IO Interactive se ha tomado tan en serio la jugabilidad que al mismo tiempo ha dejado de lado apartados que hoy día también son mirados con lupa en el mundo de los videojuegos.

COMPARTE ESTE POST

  • Facebook
  • Twitter
  • Myspace
  • Google Buzz
Autor: Eplekfo Ver todos los post de