Ghost 1.0

8.2 Nota General
Gráficos: 8/10
Jugabilidad: 8/10
Diversión: 8/10

La historia, humor y referencias de principio a fin | La jugabilidad, con pequeñas ideas propias, está por encima de la media | Buena duración y rejugable | Gráficos, doblaje y traducción a nivel sensacional

En general poca variedad de escenarios y situaciones | La exigente dificultad, si no eres muy hábil en el género puede hacerse cuesta arriba

Pincha aquí para ver la Ficha

Título: Ghost 1.0

Desarrolladora(s): Francisco Téllez de Meneses

Editor(es): Francisco Téllez de Meneses

Plataforma(s): Xbox One, PS4, Nintendo Switch y PC

Género(s): Acción, Aventura

Lanzamiento: 11 de julio de 2018

Idioma: Textos: Español, Voces: Español

Francisco Téllez de Meneses es unos de los desarrolladores más conocidos del panorama nacional en la industria del videojuego, especialmente si hablamos del mercado independiente, por tanto, resulta necesario empezar hablando de él antes de ponernos con el juego que nos ocupa. El máximo responsable del exitoso Unepic, demuestra ser multitarea para esto del sector de los videojuegos, y es que no sólo se encarga de la parte conceptual de sus proyectos, sino que crea de cero tanto los gráficos como los diálogos o la música. La pasión de Francisco por los videojuegos se remonta a los tiempos de MSX y como era de esperar nunca estudió profesionalmente ninguna carrera relacionada directamente con los videojuegos. Después de licenciarse en Barcelona estuvo durante cuatro años y medio en Ubisoft como programador para posteriormente entrar en Kailab Estudio como manager hasta, ya en 2012, dedicarse al completo a la creación de sus propios videojuegos independientes. A pesar de que en crítica Unepic no tuvo una gran acogida en su lanzamiento, con el paso del tiempo y la dedicación de Francisco en mejorar el producto consiguió que en poco tiempo Unepic se convirtiera en lo que hoy es: uno de los juegos nacionales más conocidos y mejor valorados del panorama internacional.

Los que jugamos a Unepic ya podíamos hacernos una idea de que estábamos ante un juego creado con mecánicas aparentemente sencillas que hemos visto en multitud de títulos, pero con el giro de tuerca de darle mucha personalidad y así evitar comparativas. El humor tan característico de Francisco está patente prácticamente en todo momento, plagadísimo de referencias a la cultura pop (cine, música, videojuegos…), y el hecho de que la trama parta de un joven jugador de juegos de rol de mesa llamado Daniel que por arte de magia se ve atrapado en una aventura RPG bidimensional, deja claro que Francisco es tan friki o más que nosotros. Estos elementos, como no podría ser de otra manera están muy presentes también dentro del tono de Ghost 1.0. De cara a Ghost 1.0. había que plantearse distintos retos, y si bien el enfoque sigue siendo un metroidvania como Unepic, se ha tratado de ofrecer un producto más trabajado en todo su apartado audiovisual. Por suerte para Francisco en Ghost 1.0 no ha estado solo, y es que ha contado con el grafista Marcel Greses Rochina que le ha ayudado en toda la parte visual, con José Jaime Hidalgo de la Torre haciendo la banda sonora y con Javier Zúmer detrás de los efectos de sonido del proyecto. Eso se nota, ya que Ghost 1.0. está bastante más cuidado que Unepic en estos aspectos, pasando de una estética pixelart a escenarios más detallados y complejos en 2.5D.

En Ghost 1.0. se nos narra la historia de Ghost, una agente especial contratada por dos hackers que tendrá la misión de infiltrarse y robar la información necesaria en la estación especial de Nakamura, una compañía que ha supuesto un antes y un después en el mundo al haber creado la inteligencia artificial “Naka”. La narración del juego es lineal, sin embargo, se irán intercalando segmentos jugables con Ghost en la estación espacial mientras que las cinemáticas tipo cómic con los hackers Jacker y Booger dan lugar a conversaciones de lo más divertidas en la tierra. Para no perdernos con la trama y mantenernos en situación, el juego utiliza un recurso que hemos visto en series de televisión u otros títulos como Alan Wake. Y es que cuando salimos y volvemos a entrar en nuestra partida nos saldrá un vídeo titulado “Anteriormente” que nos resume los acontecimientos que nos han llevado al punto en el que dejamos el juego por última vez.

La premisa de Ghost 1.0 consigue crearnos interés desde los primeros compases de la aventura, una historia en general trabajada teniendo en cuenta el mercado independiente y sobretodo rebosante de diálogos fantásticamente escritos. Después de su lanzamiento en PC hace un par de años y diversos parches que lo han convertido en lo que es hoy en día con su llegada a Xbox One, PlayStation 4 y Nintendo Switch… ¿conseguirá la agente Ghost adentrarse en el mercado independiente y destacar ante tanto metroidvania de calidad?

¿Estamos dentro de un videojuego?

La jugabilidad del juego recuerda enormemente a lo que hemos visto en múltiples títulos a lo largo de esta generación de consolas de sobremesa en el mercado independiente. En más de un aspecto hará que nos venga a la memoria Samus Aran, siguiendo el esquema de las ideas de la saga de Nintendo, pero por suerte, han conseguido hacer un juego que se sienta diferente cuando tenemos el mando en la mano. Esto viene dado porque la acción es bastante pausada, no esperéis combates veloces al estilo Axiom Verge. En Ghost 1.0 nuestro personaje es lento, sintiendo su peso al saltar o al rodar cuando tratemos de esquivar los disparos. Por tanto, es más importante calcular los pasos que vamos a dar antes de enfrascarnos en acción multitudinaria y que nos fulminen rápidamente, además, nos daremos cuenta sin complicaciones cuando estaremos ante una sala repleta de enemigos o no. Estas salas se activarán con nuestra presencia y nos tocará plantar cara a hordas y hordas de enemigos hasta que nuestro socio Jacker desactive la alarma, detenga las oleadas y nos abra la puerta hasta la siguiente zona. Las secciones de tiroteo se combinan con otras donde tendremos que buscar paneles para encender las luces o simplemente mapeados que explorar y coger las mejoras o coleccionables (aquí llamados frikadas) propios de cualquier metroidvania que se precie.

La pistola de partículas con la que partimos la aventura es de munición ilimitada pero no podremos ni muchísimo menos abusar de ella en los combates. Disponemos de treinta y dos balas en nuestro cargador de serie y una vez se acaben, un countdown se activará y tendremos que esperar a que se recargue. Este proceso es muy lento por eso conviene no disparar a lo loco y asegurarnos bien de que cada vez que disparemos esa bala impacte en el objetivo. Otra de nuestras habilidades principales es la de poseer robots enemigos, dado que somos un fantasma como bien refleja el título del juego, pulsando la X podemos convertirnos en Casper y dejar nuestro cuerpo atrás para meternos en el de un robot enemigo. Esto es de gran importancia a lo largo de la aventura, ya que nos ayudará a iniciar la acción sin involucrarnos directamente y que ataquen a uno de sus compañeros o bien a activar o desactivar paneles sin ser detectados.

El menú de pausa cuenta con varias pestañas, el mapa, dividido por secciones al estilo Metroid y que según vayamos explorando nos aparecerán indicadas en él. Por ejemplo, donde haya una Impresora 3D (encargada de guardar la partida y devolvernos a la vida cada vez que seamos destruidos) o las tiendas donde canjear nuestro dinero para adquirir mejoras para el personaje. Y hablando de armas cabe decir que hay unas cuantas, en el inventario podemos ver que hay diez armas principales y hasta veinticinco secundarias que podemos equipar según nos convenga. Por no olvidar los artefactos, que a medida que los vayamos adquiriendo en las tiendas a cambio de los cubos amarillos obtenidos de los enemigos nos sacarán de más de un apuro cuando optemos por activarlos con la cruceta. Por su parte, los talentos son de gran importancia si queremos llegar al final de la aventura, hay cuatro ramas de talentos que se dividen en los cuatro protagonistas de la aventura, desde Booger que se encarga de nuestras capacidades técnicas hasta Jacker del lado pirateo-informático.

No hay duda de que el punto más negativo de Ghost 1.0 es lo poco variado que termina haciéndose a la larga, haciendo que con apenas una hora de juego ya hemos visto toda su columna vertebral. Los enemigos son de distintas categorías, robots que atacarán cuerpo a cuerpo o a distancia y con variaciones entre ellos, así como torretas son tan solo un par de ejemplos de lo que puebla Nakamura. Pero las situaciones son donde radica el problema, el juego repite con pocas sorpresas el esquema de zonas con alarmas, zonas de exploración y por supuesto tradicionales enemigos finales que nos pondrán las cosas más complicadas hasta el final de la aventura. La dificultad nos pondrá las cosas peliagudas en los niveles normal o difícil haciendo un juego para nada sencillo, y es que aumenta exponencialmente a medida que avancemos. Por ejemplo, en los momentos de alarma cada una cuenta con su propio nivel de dificultad y en ocasiones tras varios intentos frustrantes nos será necesario volver atrás y farmear un poco nuestro equipamiento para poder acabar con todos los enemigos.

La duración de Ghost 1.0 oscila entre las 12-15 horas, dado el planteamiento del juego esto es muy variable y puede oscilar bastante según nuestra habilidad y lo completistas o lo que nos guste explorar todo el escenario. Está por encima de la media del género, lo cual se agradece, y por supuesto es altamente rejugable por lo que ya podéis haceros a la idea de que conseguir todos los coleccionables y mejorar al máximo a Ghost puede llevarnos más de una sola partida. El juego cuenta por otro lado con dos modos de juego principales, “Survival”, en el que se obtienen con mayor facilidad las armas y el equipamiento, pero si nos destruyen habrá que volver a empezar el juego desde el principio; y por el otro está el modo “Clásico”, donde las Impresoras 3D nos servirán de punto de control para volver en caso de muerte y no nos quedará otra que hacer uso del sistema de comercio de los cubos para acceder a armas y equipamiento superior. Para terminar, está el modo “Misiones”, alejado de los otros dos y desbloqueable según avancemos por la trama principal, este modo como su nombre indica son una serie de misiones de entre 5 y 15 minutos que buscarán ponernos a prueba si tan solo queremos echar una partida corta sin mayores pretensiones.

La evolución de Unepic respecto a Ghost 1.0 la notamos en su apartado audiovisual, es un juego que técnicamente supone una mejoría importante a todos los niveles respecto a su anterior proyecto. Los escenarios, iluminación y efectos crean una atmósfera realista dándonos la sensación de que la estación está en constante movimiento. Cualquier modelado que veamos está mucho más detallado que el anterior proyecto y la sensación de profundidad que se vive en los escenarios está francamente bien lograda. Las animaciones se notan fluidas, a veces hay algún pequeño error, pero sin afectar gravemente a la jugabilidad. En cuanto a la estética, el diseño artístico del juego destila mucha personalidad, dada la gran subjetividad de este apartado queda a decisión de cada uno, pero sí se puede asegurar que el juego entra por los ojos no sólo por lo puramente técnico de la obra.

Si visualmente Ghost 1.0 ha sido bastante cuidado, no podía ser de otra forma cuando afinemos nuestros oídos mientras jugamos, y en concreto para nuestro país la cosa mejora todavía más si cabe. La música electrónica nos acompañará durante todo el viaje por la estación especial, y en general los efectos de sonido cumplen con su cometido, pero lo mejor del título en este aspecto es el doblaje. Sin olvidar una traducción fantástica, el doblaje ha sido cuidado hasta un nivel que ya les gustaría a muchas editoras AAA, y es que Ghost 1.0. cuenta con voces actorales muy profesionales como Nerea Alfonso a la que hemos visto ya en otros medios o cameos graciosísimos del panorama de Youtube España como Alejandro Fernández (Alexelcapo) y Samuel Molina (FuKuy), interpretándose a sí mismos dentro del videojuego. Las referencias de Ghost 1.0. a la cultura pop que comentábamos en la introducción del texto toca multitud de palos: cine, libros y por supuesto videojuegos. Desde plantearse lo ridículo que resultan las mecánicas de nuestro mundillo hasta clarísimas similitudes a Blade Runner o Matrix son pequeños ejemplos de lo que nos vamos a encontrar desde el primer minuto hasta el último del juego.

Conclusión

La verdad es que Ghost 1.0. nos ha dejado muy buenas sensaciones, es un juego notable y por tanto muy recomendado para cualquier fan del género metroidvania. Después de Unepic parece que a Francisco Téllez de Meneses no se le han acabado las ideas, y es que la historia de la estación Nakamura consigue atraernos gracias a que sus ideas se sostienen sobre unos buenos mimbres.

Su base es maravillosamente sólida, y si bien podía llegar más allá con un diseño más variado en escenarios y situaciones, el juego logra su cometido apoyándose en todo momento en su pulida jugabilidad, una historia plagada de humor de principio a fin, una duración y rejugabilidad que justifican de sobra los 9,99€ que cuesta. Encima es un producto patrio con mayúsculas, algo que  se nota por esa traducción y doblaje fuera de serie.

COMPARTE ESTE POST

  • Facebook
  • Twitter
  • Myspace
  • Google Buzz
Autor: Eplekfo Ver todos los post de
0 comments