Destiny

7.5 Nota General
Jugabilidad: 9/10
Historia: 5/10
Diversión: 7/10

Impecable jugabilidad | Mejorar el equipo | El Cooperativo

Multijugador competivo | El Criptarca desespera mucho | El requerir internet para jugar, a veces cae el servidor de Bungie y no hace nada de gracia cuando estás media hora en una misión

Pincha aquí para ver la Ficha

Título: Destiny

Desarrolladora(s): Bungie

Editor(es): Activision

Plataforma(s): Xbox One (versión analizada), PlayStation 4, X360 & PS3

Género(s): FPS

Lanzamiento: 9 de Septiembre de 2014

Idioma: Textos: Español, Voces: Español

Después de haber tratado de primera mano la alpha y posteriormente la beta de Destiny, por fin le hemos echado el guante -gracias a Xbox– al videojuego que se puso a la venta el 9 de Septiembre. Las sensaciones que traíamos de la beta eran muy buenas, con lo cual era inevitable esperar con muchas ganas e ilusión el lanzamiento de Destiny.

Destiny tiene dos vertientes, la campaña / modo historia con misiones principales, secundarias, misiones de asalto, de patrulla… orientado claramente a jugarlo en cooperativo (de hecho las de Asalto te obligan a ello). La otra vertiente es el multijugador competitivo, el de jugador vs jugador (por equipos); como ya dijimos en su momento, al multijugador se accede a través del Crisol, se encuentra en la interfaz en la que se escoge si se quiere ir a un planeta o al multijugador. Vayamos por partes, vamos a comenzar con la campaña.

De Bungie cabe esperar una campaña de épicas proporciones, con batallas muy épicas. Así nos han acostumbrado con la franquicia Halo, pero en Destiny eso ha desaparecido. Sí, el videojuego tiene el gancho de querer seguir masacrando a los alienígenas, pero después de haber completado todos los planetas y todas las misiones de la historia tanto principales como secundarias, no nos hemos encontrado con ninguna batalla o refriega de carácter épico a la escala que le suponíamos.

Es algo que esperábamos viniendo de Bungie y es una decepción que en Destiny no haya lugar a una gran batalla épica y colosal. Además, la historia lo cierto es que no está muy bien hilada, entre otras cosas porque hay misiones opcionales que forman parte de la historia que dejan al jugador la libertad de decidir jugarlas o no. El problema de esto es que hay misiones opcionales que requieren tener menos nivel que las principales, es fácil decidirse por jugar una que conlleve más emoción para subir más de nivel que no una más sencilla. En esta línea, creo que Bungie debería de haber optado por hacer que todas las misiones que pertenezcan a la historia sean “lineales” y con una buena progresión de dificultad. Las secundarias se podrían intercalar también con las misiones principales, pero hubiera sido mejor ir de una a otra con una evolución de la dificultad ascendente. Al menos es la sensación que tengo una vez completada la historia.

Por otra parte, hay que remarcar que la variedad de misiones es nula. Durante la historia todas las misiones siguen el mismo patrón, con la excepción de que en la última misión (más o menos) de cada planeta aparece un enemigo teóricamente muy poderoso. Todo se basa en ir de aquí para allá con el espectro que acompaña a nuestro Guardián. En momentos dados habrá que proteger la zona en la que está realizando algo, con lo cual habrá que “despejar la sala” de las hordas que se atrevan a atacarnos. En las misiones que se pudieron jugar de la Tierra en la beta ya se podía intuir el patrón, pero claro, en ese momento no se podía extrapolar que lo jugado en la beta se llevaría a cabo durante todo Destiny.

En total se visita la Tierra, la Luna, Venus y Marte. Son pocos lugares ya que apenas hay unas cinco misiones que superar en cada estancia. Estamos ante una campaña que si se va al grano y se prescinde de lo secundario, dura muy poco. No obstante, Destiny tiene el gancho suficiente para picarnos como una mona para ir mejorando las prestaciones de nuestro Guardián. Ya había experimentado el Cazador en la beta, en la primera partida aposté por la clase Titan, el Hechicero es el tercero en discordia. Cada clase está muy bien diferenciada, con sus respectivos ataques especiales, tipos de granadas diferentes, equipo muy variado… y bueno, a partir del nivel 15 se puede cambiar de subclase, con lo cual se pueden conseguir nuevos ataques y habilidades. Con el Titan he tenido dos posibilidades, hasta el nivel 15 fui de ataque, muy poderoso, a partir del nivel 15 cambié a subclase de Titan “defensor”, que tiene una habilidad en forma de escudo que viene genial para aguantar las refriegas más duras.

Cómo digo, este toque de rol para mejorar habilidades y sobre todo la armadura y armas del Guardián, tiene demasiado punch como para no soltar el mando. En las misiones de Asalto es donde más se disfruta ya que suelen exigir un nivel avanzado y al obligar que se juegue en cooperativo (escuadrón de tres), es muy fácil conseguir pasárselo en grande. Destiny bebe mucho de Borderlands en su esquema de juego, bien sea para mejorar al personaje con multitud de armas y armaduras o lo de tener una base de operaciones donde coger misiones secundarias, comprar mejoras, etc. Lo de comprar mejoras es… no sabría cómo definirlo. En la Torre (base de operaciones de Destiny) nos encontramos con más jugadores (un total de 16), allí se encuentra también el Criptarca que sinceramente es el enemigo más poderoso del videojuego. Me explico, del Criptarca se depende mucho para mejorar el equipo pero no sabemos en qué ha pensado Bungie que en muchísimas ocasiones vas todo feliz para conseguir algo para tu Guardián y lo que te da después de mucha dedicación es para otra clase. Con esto, a uno se le queda cara de gilipollas (cuesta demasiadas horas conseguir equipamiento legendario), pues es una jugarreta que hace que te obligues a jugar muchas más horas, repetir mucho muchas misiones… para poder conseguir mejorar mucho tu equipo y así poder jugar a la que de momento es la única Raid de Destiny. La única Raid que hay disponible de momento sólo la pueden jugar los que tengan mínimo nivel 26 y vayan equipados de forma prodigiosa. En resumidas cuentas, para poder jugar a la Raid debes tirarte mínimo más de 20 horas, es imposible ir con algo de garantías en menos tiempo.

Una Raid en el caso de Destiny es un extra que se juega con un equipo de seis (en el que por cierto, no hay matchmaking, debes tener a todos agregados en tu lista de contacto para ir invitándoles) en varias zonas donde se libran intensos combates.

Las misiones extra de Patrulla sirven para conocer todos los planetas. Este tipo de misión consiste básicamente en recoger ciertos objetos que caen de los enemigos en cuanto se les aniquila. Lo bueno es que además de conseguir experiencia, al ser misiones infinitas viene de fábula para conocer todos los recovecos de cada planeta.

Mientras estemos en un planeta, bien sea para hacer una misión principal, secundaria… eventualmente surgen eventos para conseguir más experiencia. Estos eventos esporádicos se suelen centrar en una zona en concreto, generalmente los guardianes que estén en ese momento en el lugar se compenetran. Es indiferente que se vaya con escuadrón de tres, es muy viable que hayan otros jugadores por ahí rondando. Por desgracia, pese a que hemos dedicado muchas horas a Destiny, este tipo de eventos nos han salido muy poco; normalmente consisten en defender una zona o bien atacar a alguien en concreto, el cual si ve que está en serios apuros decidirá irse por patas hasta una próxima ocasión.

Bungie ha conseguido que aunque un jugador decida jugar sólo historia, no se encuentre sólo. Al tener Destiny ciertos rasgos de MMO, se hace muy fácil coincidir con otros jugadores en cualquier planeta. Eso sí, os recomendamos que si queréis uniros a alguien o invitarles al escuadrón, es mejor que tengáis niveles parejos. No tiene mucho sentido jugar con alguien que tenga mucho más nivel pues no habrá nada de emoción si por ejemplo estáis jugando en nivel “normal”. Da la sensación de que si se va con más jugadores se hace más difícil pero igualmente es mejor que todos tengan niveles parejos. Dicho esto, durante la misión hay zonas en las que si no se va en escuadrón siempre se estará sólo en ese tramo, con lo cual si veis que la cosa se complica es mejor que invitéis al personal antes de llegar a zonas “privadas”.

Destiny también recuerda mucho a Halo. Pese a que Bungie haya incorporado en muchas de las armas lo de apuntar con el típico “zoom”, se puede disparar con muchas otras desde la cadera. Esta situación es 100% característica de Halo y Bungie lo ha querido mantener a su manera. Respecto a cuándo se apunta, Bungie ha implementado un auto-apuntado que hace muy fácil acertar en el blanco.

Otra faceta a destacar en la franquicia Halo es la tremenda y prodigiosa IA de los enemigos. En Destiny no se llega a semejante nivel, no obstante a día de hoy es el FPS de nueva generación con mejor IA enemiga controlada por la CPU. Hemos sido testigos de dos tipos de IA mientras jugamos. Por un lado está cuando simplemente exploramos el mapeado, de vez en cuanto avistamos enemigos que andan por la zona. Esa clase de enemigos parece que sólo tengan activada la IA de evadir y cubrirse, no flanquean en ningún momento. Por otro lado, cuando toca defenderse de las hordas la cosa cambia pues hay más variedad de enemigos. Los hay que sólo evaden y se cubren pero también los hay que van en plan kamikaze a por el Guardián, así que es en ese momento de “hordas” cuando el combate gana en intensidad. Hay alienígenas que también son enemigas entre sí, no sólo van a por los Guardianes. Es divertido ver cómo se van aniquilando entre ellos mismos. La variedad de alienígenas es escasa y además también se rigen por el mismo patrón de que los más corpulentos son los más duros, luego están los que son ágiles… que cada raza alienígena tenga las mismas clases hace que no haya mucha diversidad a la hora de afrontar los combates.

En resumidas cuentas, la campaña tiene el punch necesario para conseguir más experiencia y mejorar el equipo. Por el contrario, ni la historia es de gran nivel, ni hay momentos épicos y los personajes tampoco tienen mucho caché, a lo que hay que sumar el mismo patrón por el que se rigen todas las misiones principales de la campaña. Una lástima que Bungie en esta faceta no se lo haya currado mucho más.

En la vertiente del multijugador, ya intuíamos en la beta que iba a estar “roto” desde el primer minuto. Queríamos dejar cancha libre a Bungie para ver si lo mejoraba para el juego final pero no ha sido así. Así como si se puede escoger que no haya mucho desequilibrio entre los niveles de los jugadores, no hay impedimentos en qué cada guardián tenga sus armas que consiga durante la campaña. Esto implica que el competitivo esté roto pues a poco que te topes con un jugador que tenga un equipo mejor que el tuyo, quizá con la vista ya te haya derrotado. Lo único que queda es que en el equipo que te toque jugar hayan otros componentes con armamento de gran calibre que nivele la balanza, pero a fin de cuentas lo que se busca es que uno mismo disfrute y para ello os recomendamos que hasta que no tengáis armas y demás que consideréis que sean de mucho nivel, no entréis en el Crisol.

En el plano gráfico / técnico, hay que reconocer el gran trabajo de Bungie. Es cierto que al ser Destiny un videojuego intergeneracional, gráficamente no es un portento, pero eso no quita que vaya como la seda. Además, artísticamente es una maravilla, recorrer cada planeta palmo a palmo es una delicia. Visualmente entra muy bien por los ojos, técnicamente no hemos notado nada negativo a resaltar, en ningún momento hemos percibido bajones que lastren la experiencia de juego. Respecto a la beta, se perciben mejoras en las texturas e iluminación. Los planetas están muy diferenciados entre otras cosas por el colorido y la ambientación.

El diseño y modelado de los extraterrestres, guardianes, escenarios… están bien elaborados. Cada uno está muy diferenciado entre sí. El poder cambiar la armadura al completo, armás… motiva mucho para ver cómo va quedando nuestro guardián. Os recordamos que en Destiny se juega en tercera persona cuando se está en la Torre, así como hay otros momentos como cuando se está en un vehículo que también se ve desde esa perspectiva, con lo cual se puede ver muy bien cómo va progresando nuestro personaje. Hablando de vehículos, hay muy poca variedad y no es que sean muy inspirados, en este apartado nos hemos llevado otra decepción.

Con el sonido ya se intuía que Marty O’Donell lo había vuelto a conseguir. Así ha sido, las piezas instrumentales que nos acompaña en todo nuestro periplo acompañan a la perfección. En esta línea, sí hay temas de carácter épico que consigue introducirnos de pleno en nuestro papel de guardián. El doblaje en español cumple muy bien con su cometido, aunque al no tener mucha chicha la historia no hay apenas diálogos salvo momentos muy puntuales.

No sabemos qué objetivos se ha marcado Bungie con Destiny. ¿Ha sido lo que prometía?, ¿teníamos las expectativas muy altas? Reconozco que mis expectativas estaban muy altas, sobre todo a partir de la beta que me maravilló. Como juego de disparos en primera persona tiene un gran control y una mecánica muy intuitiva. Es muy fácil dominarlo. Por otra parte, de Destiny esperaba que hubiera más variedad de situaciones, batallas épicas con y sin vehículos a gran escala, una historia y personajes con gancho… pero en este sentido debo reconocer que me ha decepcionado. La balanza en todo juego debería estar a favor de la jugabilidad y ahí Destiny rinde muy bien pero claro, no hay que hacer como si lo demás no fuera negativo ya que son puntos que creo que deben ser también muy considerados para que un videojuego sea redondo. Es ahí donde Destiny no está al nivel que esperaba, no obstante, este título tiene una evolución constante, Bungie va publicando Raids, nuevos eventos y más cosas que prolongan la experiencia del videojuego.

Además, si sois de los que os gusta ir al grano, lo que vendría ser en este caso pasarse la campaña, Destiny es un título muy corto. Otra cosa es si os gusta los retos y decidís aumentar el nivel de dificultad (esta es otra, la IA no mejora con el aumento de dificultad, se limita a que el enemigo te haga más daño y sea más duro el poder abatirlo), así las horas crecerán exponencialmente. No obstante, Destiny no es un juego para ir al grano, su base es el mejorar lo máximo posible a nuestro guardián. La motivación para conseguir armas legendarias es muy grande, más aún para superar todos los Asaltos, Raids y lo que vaya surgiendo.

COMPARTE ESTE POST

  • Facebook
  • Twitter
  • Myspace
  • Google Buzz
Autor: David Graña Ver todos los post de
0 comments