Demon’s Souls Remake

8,7 Nota General
Historia: 8/10
Gráficos: 9/10
Jugabilidad: 9/10

Los nuevos gráficos | La mejora de jugabilidad | La fidelidad

La nueva interfaz podría estar más integrada

Pincha aquí para ver la Ficha

Título: Demon’s Souls Remake

Desarrolladora(s): Bluepoint Games, SIE Japan Studio

Editor(es): Sony Interactive Entertainment

Plataforma(s): PS5

Género(s): Action-RPG

Lanzamiento: 12 de noviembre de 2020

Idioma: Textos: Español, Voces: Español

Casi 12 años después del nacimiento de Demon’s Souls y tras haber “disfrutado” de todos los juegos que surgieron de From Software, Bluepoint Games nos trae este Demon’s Souls Remake para disfrute de los viejos conocidos y sufrimiento de los nuevos adeptos.

Antes de empezar a hablar de este Remake es importante saber que el Demon’s Souls original es un juego lleno de imperfecciones. El personaje se movía de forma tosca, las armas impactaban fácilmente en el personaje y difícilmente en los enemigos (lo que viene a ser unas hitbox mal programadas), tenía mecánicas que aún hoy son difíciles de entender y los enemigos finales eran, en ocasiones, extremadamente difíciles.

Pero todo lo compensaba con algo que se convertiría en la piedra angular de este tipo de juego: el afán de superación. El juego era difícil de entender en sus mecánicas, en su forma de contar y crear la historia, en su finalidad y en su trayectoria. Pero eso es lo que lo hacía único y lo que lo convertiría en una marca que acabaría siendo un género en sí mismo: los juegos Soulslike.

También es importante recordar que Demon’s Souls era un juego que se encontraba descartado por From Software y que Hidetaka Miyazaki decidió rescatarlo para darle un nuevo enfoque. Y así es como Miyazaki empezó a forjar su hueco en la historia de los videojuegos.

Demon’s Souls Remake nos pone en la piel de un héroe que se aventura en el Reino maldito de Boletaria. Un Reino asolado por demonios por culpa del uso de la magia de almas, que los atrajeron y acabaron destruyendo Boletaria.

En un último intento por salvar a la humanidad, Boletaria fue sumida en una niebla que impedía salir a cualquiera que se encontrara en el Reino. Muchos son los aventureros que deciden atravesar la niebla para descubrir los secretos de Boletaria.

Una vez dentro de la niebla, las almas de los valientes guerreros se ven atrapadas en una lucha sin cuartel contra los demonios hasta que sean consumidas. Los héroes no pueden morir, son atraídos hacia el Nexo, un lugar entre mundos que guarda un secreto y que servirá de guía para todo aquel que se interne en Boletaria.

Para poder descubrir los secretos de Boletaria y conocer la historia que la asola, el jugador deberá crear su personaje desde cero. Para ello habrá que elegir sexo, clase inicial y una gran cantidad de detalles que hacen que el creador de personajes de Demon’s Souls Remake sea de los más completos. Hay gran variedad de caras, pelos, cuerpos, detalles varios para el cuerpo, etc.

Y además se complementa con la selección de clase inicial, las cuales son todas muy distintas. Las hay centradas en magias o milagros o en armas pesadas. Una gran variedad para que el jugador empiece y se sienta cómodo. Aunque como consejo inicial el soldado o el caballero son muy aconsejables.

Una vez generado el personaje comienza el juego con un paseo hasta el primer boss a modo de tutorial inicial. En este primer momento ya se puede ver el trabajo realizado por Bluepoint para hacer que Demon’s Souls Remake parezca un juego totalmente de nueva generación.

Poco a poco va mostrando todo su músculo gráfico con áreas amplias muy bien definidas y con incontables detalles que hacen que el Reino de Boletaria esté lleno de vida. En zonas oscuras veremos áreas iluminadas por gusanos de luz que se mueven lentamente por las paredes, o zonas en las que parece que el suelo se mueve y es por los bichos que reptan por el mismo.

A nivel técnico Bluepoint ha querido aprovechar todas las bondades de la nueva generación de Sony. Remarcando el increíble trabajo de iluminación y reflejos que han hecho a pesar de no tener raytracing. De la misma forma que es remarcable la casi inapreciable diferencia entre el modo rendimiento con resolución adaptable y el modo cinemático con resolución a 4K.

Entre estos modos, la mayor diferencia son los 60 frames por segundo del modo rendimiento, que chocan con los 30 del modo cinematográfico. Incluso una vez probados los 60 fps, hacen que los 30 parezcan pocos.

No hay que olvidar otros aspectos de esta nueva generación, como el disminuir a escasos segundos los tiempos de carga o saber usar las novedades que aporta el Dualsense.

En este sentido y gracias a la vibración háptica, en muchas ocasiones sabremos por donde se acerca un enemigo que no hemos visto, o si la magia con la que hemos imbuido el arma está a punto de agotarse.

También se aprovecha el altavoz interno del mando para potenciar esos momentos en los que el arma choca contra un escudo, una armadura o la propia piel del enemigo, que junto con la vibración es un añadido muy bueno a la jugabilidad. Se nota que Bluepoint ha querido aprovechar las bondades del mando pero sin querer abusar de las mismas, buscando un buen equilibrio entre aportar y no molestar.

A destacar como Bluepoint ha querido mantener las “tripas” del juego original manteniendo a los enemigos en el mismo sitio o sin tocar la IA y las rutinas de los mismos. Incluso la mayoría de pequeños fallos de algunos enemigos finales que se podían aprovechar para vencerlos se siguen manteniendo.

Lo que sí que ha mejorado, y notablemente, es la jugabilidad. Los puntos de daño (hitboxes) se han ajustado al máximo tanto para el protagonista como para los enemigos. La esquiva está más ajustada y el tiempo para el bloqueo es más amplio. Las animaciones para los bloqueos y ataques por la espalda son muy variadas y diversas, dependiendo del arma o escudo que esté equipado.

Todo esto hace que la jugabilidad sea una gozada, y más si se juega a 60 fps. Está claro que una de las cosas que hizo que el juego original llegara a ser conocido fueron las mecánicas rotas y que nunca sabías dónde iba a golpear tu arma. Pero Bluepoint ha sabido mejorarlas para que todos los jugadores puedan disfrutar este Demon’s Souls Remake.

Por poner un punto negativo, quizás la nueva interfaz del juego desentona demasiado con la ambientación del mismo. En el juego original estaba mucho mejor integrada y era más acorde al tono oscuro y medieval que lo envuelve.

Otro de los puntos importantes que Bluepoint ha actualizado y que ha generado cierta controversia es la banda sonora. Demon’s Souls Remake cuenta con una banda sonora totalmente renovada, mucho más sinfónica que la original.

En muchas ocasiones la música de ciertos lugares como el nexo o de ciertos enemigos ha cambiado sustancialmente al tener una sonoridad con menos ruido, perdiendo parte de la oscuridad y la tristeza que contiene la original. En otras ocasiones, el combate contra un boss se convierte en algo mucho más épico al contar con coros, por ejemplo. Esto puede darle al combate unas connotaciones excesivas para el ritmo que tiene en ese momento.

A pesar de ello, las partituras originales se han mantenido y están presentes constantemente en las nuevas pistas.

Otra forma que tienen de ayudar a involucrarse en la ambientación son todos los sonidos que desprenden los escenarios y que envuelven al jugador mientras los explora. Y como se ha indicado anteriormente, el uso del altavoz interno del Dualsense refuerza dicha sensación.

Y es que Demon’s Souls Remake tiene algo muy positivo y negativo por partes iguales: el juego no ha cambiado ni un ápice en sus orígenes. Los enemigos son los mismos, están en la misma ubicación que en el original, y su IA no ha variado en nada. Pero ahora el héroe es rápido, sus golpes son certeros y sus esquivas casi perfectas (depende de nuestra habilidad, claro).

El juego es consciente de que algunas de sus mecánicas son viejas, que sus mundos no están igual de bien conectados que en Dark Souls y los enemigos finales no tienen un set de movimiento muy variado. Pero la exploración de sus áreas sigue siendo igual de disfrutable que la primera vez en el original.

Y sobretodo el juego se esfuerza en recordarnos que en Demon’s Souls ya estaba el germen que haría que este tipo de juegos de From Software fueran un género en sí mismos.

En resumen, Demon’s Souls Remake es un juego que los veteranos disfrutarán y encontrarán mucho más fácil que en su día lo fue el original. Pero eso lo convierte en un gran punto de entrada para aquellos que quieran iniciarse en el mundo de los Souls creado por Miyazaki y From Software.

Y, por supuesto, no hay que olvidar el increíble trabajo de Bluepoint Games para respetar el juego original y a la vez hacer que parezca un juego de nueva generación sin perder un ápice de frescura.

Gracias a PlayStation España por facilitarnos el código para realizar nuestro Análisis

COMPARTE ESTE POST

  • Facebook
  • Twitter
  • Myspace
  • Google Buzz
Autor: Miguel Ángel León Ver todos los post de
0 comments