Arise: A Simple Story

8.3 Nota General
Audiovisual: 9/10
Jugabilidad: 8/10
Diversión: 8/10

Apartado audiovisual (arte, banda sonora…) cuidadísimo | La jugabilidad prima por el mensaje, es accesible y refuerza la narrativa | Los puzles son lógicos e intuitivos, con personalidad

Rejugabilidad y duración escasa | La cámara puede jugar alguna mala pasada al saltar

Pincha aquí para ver la Ficha

Título: Arise: A Simple Story

Desarrolladora(s): Piccolo Studio

Editor(es): Techland Publishing

Plataforma(s): Xbox One (versión analizada Xbox One X), PlayStation 4 & PC

Género(s): Aventura & Plataformas

Lanzamiento: 3 de Diciembre de 2019

Idioma: Textos: Español

Para empezar a hablar de Arise: A Simple Story tenemos que retomarnos al momento en el que conocimos la existencia del título, fue a raíz del State of Play de Septiembre, que recordaréis muchos por el regreso de The Last of Us Part II, pero que entre la batería de títulos independientes mostrados allí hubo uno que despertó especialmente la atención por su acabado artístico. Ese era Arise: A Simple Story. Lo tenemos ya a la venta y como quien no quiere la cosa ha logrado hacerse un hueco entre la librería virtual de muchos jugadores que están compartiendo su experiencia con él a través de las redes sociales, es de esos proyectos que aparecen de la nada y generan ruido a raíz del boca a boca entre usuarios, convirtiéndose en uno de los videojuegos de la escena indie más interesantes de estos últimos meses del 2019 en gran parte por cómo ha logrado aunar la jugabilidad con la narrativa, diseño artístico y banda sonora en un cóctel muy funcional.

Primero hay que decir de que va Arise, pues bien, Arise tiene como protagonista a un anciano, el cual nos contará prácticamente toda su vida a lo largo de diez capítulos que dura el videojuego. En cada uno de los capítulos se nos cuenta un momento clave de la vida del protagonista, cada uno de ellos protagonizado por una temática universal y humana, por ejemplo: amor, soledad… son dos de los títulos que tiene cada capítulo. Desde el primer minuto nos ponen en un “limbo” donde escogemos los capítulos que ir completando de forma cronológica y a partir de ahí comienza la aventura, el principio de cada uno empieza con una cinemática y se cierra con otra para trasladarnos de nuevo al menú de selección, hay algún que otro momento de vídeo por el medio de cada episodio, pero el peso narrativo del juego recae prácticamente por completo en la jugabilidad y en como esta misma logra enmarañarse con el resto de los apartados.

La diferencia de Arise: A Simple Story con otros títulos como puede ser Journey es que Piccolo Studio se ha esforzado por intentar que el mensaje no se coma al contenido, y por eso en este proyecto se juega y mucho más que en propuestas similares. Se podría definir Arise como un videojuego de aventura con plataformas y puzles, basando su gran atractivo en una mecánica que sirve para controlar el tiempo, y es que con un joystick movemos al personaje mientras que con el otro podemos avanzar y retroceder lo que estamos viendo. Esto es la base para poder seguir adelante en Arise, y es que el mayor de los retos que se ponen en pantalla consiste en aunar nuestra habilidad con el salto, la escalada, balancearnos por cuerdas… con situar el espacio-tiempo en el momento idóneo que nos haga posible el progreso. Por lo tanto, el ensayo y error va a ser una característica que se va a repetir más de una vez, no solo para solucionar el rompecabezas que tenemos delante, sino porque en varias ocasiones y hasta que no nos acostumbremos del todo, la cámara estática que presenta puede hacer que saltemos hacia donde no queremos hacerlo.

En este sentido Arise no se conforma con ser el típico videojuego narrativo donde solo tienes que preocuparte de mover el personaje hacia delante, sino que intenta ser un reto para el jugador, un reto que juega con puzles lógicos, físicos y muy enfocados al entorno (tormentas, lagos, derrumbamientos…). De forma muy sencilla cualquier jugador puede ponerse a los mandos de Arise: A Simple Story ya que resulta tremendamente intuitivo, prescinde de casi todo tipo de interfaz (salvo cosas muy puntuales en el HUD) y ningún tipo de diálogo, por lo que el jugador deberá ser uno con el escenario que le rodea para poder llegar al final de esta historia. Una vez completado, la historia está contada y no es de esas que dejan indiferente a nadie, pero no es un título extremadamente rejugable salvo que queráis conseguir los coleccionables de cada nivel (llamados recuerdos), jugarlo acompañado en cooperativo local donde uno es más activo (maneja al jugador) y el otro es más pasivo (maneja el tiempo) o hacer los logros/trofeos pertinentes.

Pasando al apartado audiovisual quiero empezar diciendo que artísticamente nos encontramos ante uno de los juegos más cuidados de todo el año, sean indies o AAAs, no importa. Estamos viendo como los estudios españoles están rozando cada vez un más alto nivel, recientemente con GRIS y ahora Arise: A Simple Story, queda claro que en nuestro país hay talento de sobra en todos los aspectos a la hora de conformar cada apartado de un videojuego. En ese sentido como digo el juego de Piccolo Studio no es una excepción, cada uno de los capítulos tiene un acabado artístico único y diferente, con una variedad de arte que encaja perfectamente con lo que se nos está contando en cada momento. Lo mismo se puede aplicar a la banda sonora, obra de David García (Rime, Hellblade), por lo que teniendo un compositor de este precedente ya os podéis imaginar el nivel que va a rozar cada pieza de la aventura. En este sentido Arise es un juego muy medido y que sabe lo que busca, no hay nada al azar y todo está puesto con el propósito de contar una historia, que consigue sumergirnos de pleno en gran parte también gracias a un apartado audiovisual magnífico. Para terminar, el plano más puramente gráfico en la versión que he jugado de Xbox One X luce estupendamente, muy estable en cuanto a tasa de frames, y con unos modelados aparentemente simples pero muy detallados que sobre todo destaca por unos escenarios para quitarse el sombrero teniendo en cuenta el trabajo que hay detrás; sobre todo en lo que se refiere a la mecánica de controlar el tiempo, ya que puedes ver como lo que nos rodea cambia en vivo y en directo, con flores emergiendo del suelo, la iluminación moviéndose de izquierda a derecha, rocas que caen y reducen un puente, bloques de hielo deshaciéndose… o viceversa.

Resumiendo, estamos ante uno de los videojuegos que, sin hacer ruido, ha terminado siendo uno de los más sorprendentes de estos últimos meses. Y posiblemente del año si hubiera que hacer una selección independiente. Arise: A Simple Story es una propuesta muy sólida y convencida de lo que quiere hacer, con una historia sencilla en su premisa, pero tremendamente potente en el mensaje y el contenido, aderezado con una producción audiovisual superlativa. La jugabilidad es otro de sus puntos fuertes, accesible para todo el mundo a la par que interesante, y que no se queda de lado a favor del resto de apartados como suele ser habitual en esta clase de títulos, es decir, sabe de dónde viene Arise: A Simple Story y no oculta sus influencias, pero al mismo tiempo intentar separarse de las comparaciones al ser más un videojuego que una experiencia. Los fans de Journey o de Brothers: A Tale of Two Sons encontrarán en Arise: A Simple Story otro título imprescindible, muy especial y único que añadir a la colección de esos videojuegos capaces de enganchar de principio a fin.

Podéis escuchar aquí nuestra crítica en formato audio junto con la charla realizada a Alexis Corominas y Jordi Ministral de Piccolo Studio, ambos los co-directores creativos de Arise: A Simple Story, donde cuentan sus orígenes, como ha sido hacer este proyecto, los entresijos del mismo y muchas cosas más. No os perdáis el programa de principio a fin:

COMPARTE ESTE POST

  • Facebook
  • Twitter
  • Myspace
  • Google Buzz
Autor: Eplekfo Ver todos los post de
0 comments