The Mooseman

7 Nota General
Gráficos: 7/10
Jugabilidad: 5/10
Historia: 7/10

Su aspecto artístico y gráfico, una maravilla | La utilización de mitos, leyendas y todo lo relacionado con las tribus Ugrofinesas

Nos ha llegado en completo inglés

Pincha aquí para ver la Ficha

Título: The Mooseman

Desarrolladora(s): Vladimir Beletsky, Mikhail Shvachko

Editor(es): Sometimes You

Plataforma(s): PS4, Xbox One, Nintendo Switch y PC

Género(s): Educacional

Lanzamiento: 18 de julio de 2018

Idioma: Textos: Inglés

Normalmente, solemos hacer análisis de todo tipo en la web pero lo encontrado en este título creo que va mucho más lejos, pues es una experiencia que pocas veces aquí uno que escribe el análisis ha tocado. Ha sido de lo más extraña pero a la vez vislumbra que los indies van expandiéndose a un nivel que muchos no son capaces de ver.

The Mooseman hace cosas bien pero también tiene otras con las que no he quedado satisfecho del todo.

La historia es bastante criptica, el videojuego quiere demostrarlo y lo hace realmente bien. Es el viaje de Mooseman, un chaman/mago o algo parecido que es capaz de revelar cosas ocultas para los mortales. En esta aventura es como si nos sentásemos en una cueva y mirásemos a las paredes, pudiendo ver dibujos realizados con tizas de dicha historia.

Mooseman va a visitar 3 capas del universo, la primera es el inframundo. Este mundo ha sido creado por un dios llamado Yen, dicho mundo ha sido creado de lo más hondo del océano; los humanos se crearon en el mundo medio siendo los dioses los que vivían en el supramundo. Jugando nos daremos cuenta que con el paso del tiempo descubriremos como todo sucede automáticamente y sin ningún tipo de desvío.

Tendremos la posibilidad de encontrar coleccionables que se basan en artefactos de tribus Chuds, todo relacionado con estilo de animal pérmico, la ambientación gira alrededor de las tribus ugrofinesas.  Los pueblos ugrofineses son cualquiera de varios pueblos del noroeste de Eurasia. Es tal la implicación de la desarrolladora en este proyecto tan evocador y espiritual, que todo el relato está contado con una de las lenguas de esos pueblos o tribus. Algo en lo que hemos estado bastante decepcionados puesto que está traducido a otros idiomas es el propio videojuego, que nos ha llegado en completo inglés, pudiendo escoger otros idiomas como el ruso.

Hay que dejar claro que The Mooseman no es un videojuego al uso, es una experiencia educacional.

Se basa en lo que hoy en día es un Walking Simulator. Eso sí, está realizado en 2D. Debemos darle hacia adelante y el personaje caminará, es lo único que debemos hacer en las 2 horas que dura el videojuego. Es más, tiene una característica que si le damos a dos botones el personaje se moverá automáticamente. Según avancemos, Mooseman aprenderá alguna habilidad, una de ellas es un escudo protector que repelerá ciertos ataques de nuestros enemigos.

Mientras caminamos podremos cambiar entre diferentes visualizaciones de lo que nos rodea, pudiendo ver cosas que las personas normales no son capaces de ver; como puentes, acceso a zonas… entre otras muchas cosas. En alguna que otra ocasión nos encontraremos con un puzzle, pero bastante anodino y muy fácil de completar. Llegados a cierto punto nos encontraremos con alguna zona complicada pero que no llevará mucho dejarla atrás. La historia atrapa lo suficiente como para comprobar como avanza la trama.

Donde quizás llama más la atención es sin duda alguna en su apartado artístico y gráfico, han decidido mostrarlo tan llamativo que cualquiera que decida darle 10 minutos quedará prendado de sus dones visuales.   Como ya comenté al comienzo del análisis, jugar al videojuego es ver como se mueve un dibujo realizado a tiza. Es realmente bello como el personaje se mueve, como los efectos que rodean a este se materializan, como al cambiar de planos las visualizaciones son muchísimo más claras. Cosas como adentrarse en una cueva y que a simple vista se vean raíces, piedras o una pared llena de piedras, pero al cambiar ese plano se vean dibujos con animales, dioses, humanos y cosas realmente extrañas.

A fin de cuentas, este videojuego es una experiencia más visual que jugable, pero las carencias son las que son y en las dos horas que me ha durado simplemente he visto caminar a Mooseman, intentando descifrar como estaba construido su mundo para aquellas tribus Ugrofinesas.

En la parte sonora, el videojuego carece de una BSO propiamente dicha y tenemos un narrador que, eso sí, le pone mucho énfasis y nos va contando en ciertos momentos todo lo que nos rodea. Y sí, el videojuego una vez más está completamente en inglés.

Conclusiones finales

The Mooseman es una obra bastante personal de una desarrolladora pequeña. Una experiencia que dista mucho de ser un videojuego al uso. Se puede catalogar como un walking simulator que se desarrolla en 2D. Si sabéis inglés y queréis vivir esta experiencia de dos horas, ahí lo tenéis por el precio de 7€.

COMPARTE ESTE POST

  • Facebook
  • Twitter
  • Myspace
  • Google Buzz
Autor: José Joaquín Cabrera Ver todos los post de
0 comments