Impresiones Fallout 76 B.E.T.A.

Desde hace un par de semanas hemos estado jugando a la beta cerrada de Fallout 76 en Xbox One X y nuestras impresiones del debut de la franquicia Fallout en el terreno online han sido positivas a la vez que nos han generado diversas dudas. En primer lugar, Bethesda ya adelantó en un extenso comunicado que la beta no estaría exenta de problemas y hemos sufrido problemas de conexión el primer día que fueron desesperantes así como un bug que nos borraba la beta por completo, obligando a descargarla de nuevo. Al margen de esto no han habido cosas que no sean habituales del resto de juegos de Bethesda Game Studios como pueden ser misiones que no funcionan correctamente, animaciones clipeadas o un frame rate que se resiente en más ocasiones de las que debería. Estos tres puntos esperemos que estén solventados de cara al juego final, ya que si en una plataforma como Xbox One X el juego presentaba una tasa de fotogramas por minuto que oscilaba en demasía, es de esperar que en el resto de plataformas esto sea todavía más notorio, haciéndolo casi in-jugable en más de alguna ocasión.

La B.E.T.A. corresponde a prácticamente todo el videojuego en lo que a contenido se refiere, como viene siendo habitual en la franquicia el juego empieza con la creación de nuestro personaje a nuestro gusto y escaparemos del refugio. A diferencia de las anteriores entregas ya sabéis que Fallout 76 es una precuela de la franquicia ambientada en West Virginia, por lo que a lo largo de la aventura viviremos los primeros compases del nuevo mundo postapocaliptico que se ha creado tras la guerra nuclear. Es por esto por lo que llama la atención los enemigos, que no están totalmente mutados, y demuestran tener una mayor capacidad de movimiento que en el resto de juegos de la saga. Al seguir la misión principal y salir del refugio es más que probable que nos encontremos con los primeros jugadores de Fallout 76, y es que ahí reside la principal novedad de este título, no estamos solos en el mundo y estaremos siempre acompañados de otros jugadores en tiempo real. El progreso de nuestro personaje se mantiene entre servidores y podemos crear tantos como queramos, dejando claro que el objetivo del juego es ir progresando todo lo posible y si nos apetece hacernos otro superviviente y tirar por otras ramas de habilidades. La superviviencia va a ser un componente todavía más clave en Fallout 76 y conseguir recursos para fabricar nuestras propias armas, armaduras o comida supondrá la diferencia entre la vida o la muerte en el yermo; cabe mencionar que el componente RPG es muy similar a Fallout 3 pero ha cambiado gracias a un sistema de cartas donde tendremos que equiparnos unas u otras según decidamos donde vamos a dar nuestro punto de habilidad al subir de nivel.

Cuando ya llevamos unas cuantas horas en Fallout 76 nos daremos cuenta de que la acción es prácticamente idéntica a Fallout 4 en todos los aspectos y no notaremos un gran cambio al usar armas a distancia o cuerpo a cuerpo. Es verdad que el VATS ha cambiado por el mero hecho de que el juego sea siempre en tiempo real y ahora nos obligará a ser más rápidos al no poder detener el tiempo, pero su integración no ha quedado mermada y sigue siendo igual de necesario o útil si queremos ser más contundentes y/o precisos con el daño. Las misiones se dividen en principales, secundarias o eventos: las misiones principales tratarán de ponernos al tanto de todo lo ocurrido en West Virginia y tendremos que ir viajando de ciudad en ciudad para ayudar a hacer frente a las amenazas que están asolando Estados Unidos. Las misiones secundarias pueden ir desde simples tareas como activar un parque de atracciones hasta reparar máquinas expendedoras y los eventos son misiones temporales y aleatorias que surgirán a todos los jugadores del servidor y nos propondrán sobrevivir a oleadas de enemigos o conseguir recursos en un área marcada. Por último y no menos importante mencionar que el juego prescinde completamente de NPC con los que conversar, por lo tanto no hay decisiones morales clave y las misiones no se obtendrán tampoco de ahí, sino de ordenadores o nos avisarán por radio al entrar en zonas que no hayamos explorado, un cambio en el diseño del juego que ha generado una gran polémica entre la comunidad de Fallout.

Después de llevar unas cuantas horas en Fallout 76 nos daremos cuenta de que este título ha sido concecibo por y para jugar con otros jugadores, la colaboración entre usuarios es lo que le da miga y entidad a esta entrega de la saga. Es cierto que este cambio puede suponer un duro golpe para los que estén buscando un Fallout como los de antes, con importantes cambios en el planteamiento del juego que no van a pasar desapercibidos a ojos de los fans, pero este experimento que Bethesda trata de hacer con Fallout 76 está justificado al encontrarnos ante un spin off y no Fallout 5 donde sería criticable anteponer el online al offline. La posibilidad de comerciar e intercambiar objetos de forma directa se ha perdido al no existir vendedores ni nada similar, por lo que si queremos deshacernos de algo la mejor opción es venderselo a otros jugadores o deshacerlo en los talleres; lo mismo para encontrar ayuda en el mundo, al encontrarnos con un jugador podemos invitarlo a nuestro equipo y compartiremos nuestras misiones con él. Un dato importantísimo es que al llegar a nivel 5 el juego nos soltará la correa y se implementará por defecto el modo PVP, por lo tanto podremos atacar o ser atacados por otros jugadores si no activamos el modo pasivo. Nuestra forma de interactuar con otros jugadores es la que marcará nuestra moralidad en el universo de Fallout 76 al actuar como un bandido o como un buenazo. Cuando un jugador muere parte de sus pertenencias quedarán en el cadáver y cualquiera podrá hacerse con ellas, obviamente morir no supone el fin, y es que podemos resucitar cerca de donde hayas caído en combate a costa de chapas en el caso de que las tengamos. Para terminar no hay que olvidarse del sistema de construcción que tantas posibilidades dio en Fallout 4, y es que en Fallout 76 está de vuelta y es más útil que nunca, conquistar ciertos puntos concretos del mapa nos dará la oportunidad a los jugadores de formar sus propios gremios y fabricar sus propios búnkeres o lugares en los que mantenerse a salvo de los peligros del mundo exterior.

En definitiva, se nota que técnicamente Fallout 76 B.E.T.A. tenía un gran nivel visual teniendo en cuenta que reutiliza el motor gráfico a una basta escala que termina siendo cuatro veces más grande que en Fallout 4, pero hemos visto unas cuantas cosas que todavía quedan pendientes y de necesidad por pulir. En el resto de apartados es un juego que no va a dejar indiferente a nadie y que claramente va a dividir a la comunidad en cuanto a opinión general del juego, para nosotros la mejor forma de definir nuestra toma de contacto con Fallout 76 es una de cal y una de arena. Por un lado el juego funciona muchísimo mejor de lo esperado a pesar de los sacrificios que ha hecho para introducir el componente online y por el otro, a buen seguro a los jugadores tradicionales de la franquicia podrá echarles para atrás esa pérdida del componente narrativo. Los que estén acostumbrados a colaborar, progresar y combatir con y contra otros jugadores como ocurre en apuestas como Ark o Conan Exiles, es más que probable que este Fallout 76 les sea una opción más que recomendable si buscan otro título al que dedicarle cientos de horas. De todas formas, para salir completamente de dudas y saber que tiene que ofrecer Fallout 76 en su totalidad hay que esperar al 14 de Noviembre de 2018, día que se pondrá a la venta de forma oficial en Xbox One, PlayStation 4 y PC.

COMPARTE ESTE POST

  • Facebook
  • Twitter
  • Myspace
  • Google Buzz
Autor: Eplekfo Ver todos los post de
0 comments